Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 01
 
¿Quienes ganan y cuánto?
¿Por qué tantos conflictos?
¿Cómo evitar el daño ecológico?
¿Pueden beneficiarse las regiones?
 
 
 
 
Portada

Editorial

SALUD Y AMBIENTE
¿El costo humano no importa?

CONFLICTOS
Minas que siembran minas

ECONOMÍA
¿País minero o empresas mineras?

ECONOMÍA
Tienen corona desde el gobierno de Fujimori.

ECONOMÍA
Se sacaron tremenda lotería con el aumento de los precios mineros

LABORAL
Trabajadores mineros en busca de justicia

DESCENTRALIZACIÓN
Regiones: Minería no es desarrollo

POLÍTICA
Arreglos bajo tierra

PROPUESTAS
Otra minería es posible

RIQUEZA MINERA VS.POBREZA

Wikipedia
 
 
TIENEN CORONA DESDE EL GOBIERNO FUJIMORI
 
Los principales perjudicados por las exoneraciones tributarias que gozan las empresas mineras desde la década pasada son las regiones y municipios,porque han dejado de recibir recursos por la explotación de sus recursos naturales.

El principal mecanismo de captación para el Estado de las ganancias mineras es el Impuesto a la Renta. En el Perú ese Impuesto es del 30% de las utilidades de las empresas, igual para todos los sectores (comercial, industrial, etc). Pero desde Fujimori las empresas mineras mantienen exoneraciones y descuentos especiales.

De los privilegios que tienen las empresas mineras, el más importante es el régimen especial de incentivos a la inversión, por el cual las empresas podían reinvertir hasta el 80% de sus utilidades, libres de impuestos. Diversas empresas se acogieron a este dispositivo, lo que permitió pagar menos impuestos por el equivalente al 30% de ese monto, es decir, US$ 417 millones de dólares.

Este beneficio fue derogado en septiembre del 2000. Pero invocando la estabilidad tributaria, empresas como Yanacocha y Cerro Verde presentaron programas de reinversión, solicitando el beneficio ya suprimido. Estos fueron concedidos, permitiendo un menor pago de impuesto a la renta de US$ 57 millones y US$ 240 millones, respectivamente, pese a que registran millonarias ganancias. Gracias a las exoneraciones, el pago del Impuesto a la Renta del sector minero, apenas equivalió al 13% del valor total de sus exportaciones en el 2005.

El Canon Minero que reciben los gobiernos regionales y municipalidades es la mitad del impuesto a la renta que pagan las empresas mineras, por lo que todos los privilegios tributarios de que han gozado -inclusive ilegalmente- han sido a costa de las regiones y municipios que han dejado de percibir la parte que les corresponde por la explotación de sus recursos naturales.

Pero hay otros privilegios de la minería. Uno de ellos es la devolución del impuesto general a las ventas (IGV) pagado en la exploración minera. Asimismo, las empresas mineras pueden deducir de su pago de impuestos las inversiones que efectúen en obras viales, puertos, salud, vivienda, telecomunicaciones, entre otros. Considerando las dificultades para la fiscalización de estas inversiones, ello deja abierta una potencial puerta para reducir en exceso su pago de impuestos.

Además, las mineras tampoco están afectas al impuesto predial cuando son construídas sobre las concesiones mineras.

LA CONTROVERSIA POR LA REGALÍA MINERA

Entre las compañías que se rehúsan a pagar la Regalía, están algunas de las empresas extranjeras más importantes: Antamina, Yanacocha, Barrick, Cerro Verde (Phelps Dodge), Tintaya (ex BHP Billiton, ahora XStrata) y Doe Run. La Constitución Política del Perú establece que los recursos naturales son patrimonio de la Nación. La Regalía es como el pago que las empresas mineras deben hacer por los recursos naturales (el mineral) que extraen. Aparte de pagar mano de obra, servicios e impuestos, todo productor paga por la materia prima que emplea: un carpintero paga la madera, un zapatero paga el cuero, un sastre paga las telas que usa. ¿Por qué un minero no debería pagar por el mineral que extrae y que pertenece al país? Desde el año 2002 se presentaron propuestas legislativas para establecer la Regalía Minera, por parte de Javier Diez Canseco y otros congresistas.

Sin embargo, durante años, la derecha política y económica bloqueó en el Congreso el Proyecto de Ley para la Regalía. Finalmente, en junio del 2004, el Congreso aprobó el establecimiento de la Regalía por una aplastante mayoría.

Sin embargo, las grandes empresas mineras no se resignaron a su derrota y mantuvieron una intensa campaña en contra de la Regalía, pidiendo derogar la Ley. Asimismo, se negaron a pagar, afirmando que la Ley era inconstitucional, denunciándola ante el Tribunal Constitucional.

El Tribunal Constitucional dictó su fallo a inicios del 2005, estableciendo que la Regalía era legítima y válida. Así, muchas empresas mineras comenzaron a pagar la Regalía en el 2005, año en que se recaudó la suma de US$ 80 millones; en el 2006 se recaudaron US$ 125 millones. Sin embargo, las mineras que tienen firmados convenios de Estabilidad Jurídica, han invocado este contrato y no están pagando la Regalía, pese a que el fallo del Tribunal estableció que la Regalía Minera no es un impuesto y por lo tanto no está sujeta a los Convenios de Estabilidad Tributaria.

La complicidad de sucesivos gobiernos –Toledo primero y después García– en no exigir a las transnacionales mineras el pago de la Regalía, significa que la enorme mayoría de la producción minera no paga Regalía, incluso aunque están registrando enormes niveles de ganancias (ver gráfico). Así, de la gran minería sólo Southern y Shougang están pagando, mientras Yanacocha, Cerro Verde y otras muchas grandes empresas no lo hacen a pesar de sus fabulosos niveles de ingresos.

LA MINERÍA APORTA,PERO, ¿APORTA LO QUE DEBE?

Las trasnacionales mineras han tenido condiciones especiales, muy ventajosas, para el pago de impuestos y tributos. A pesar de que la minería extrae recursos que son de todos los peruanos, y de que genera grandes costos ambientales y sociales, ha tenido un tratamiento privilegiado. Fujimori les puso corona, y hasta ahora no se la quitan.

La minería tiene un rol fundamental que cumplir en el desarrollo del país, pero para que ese rol se cumpla, resulta necesario que la actividad minera se dé bajo un marco de justicia social y preeminencia de los intereses nacionales. Esa es una cuestión que hay que resolver.

 

 
Los contratos de estabilidad

Uno de los aspectos más controversiales de las políticas tributarias durante los años 90 fue la aparición de los llamados “Contratos de Estabilidad” entre el Estado y un inversionista privado. Estos contratos establecen que estas empresas no se verán afectadas si el gobierno establece mayores impuestos o nuevas regulaciones, las que sí afectarán al resto de los peruanos.

Como resultado, en los últimos años, se han dado diversos casos de empresas mineras que han invocado con contratos de estabilidad para negarse a cumplir con nuevas disposiciones tributarias.Un ejemplo de ello es la negativa de las grandes empresas a pagar la Regalía Minera establecida en el 2004.

Como resultado, los contratos de estabilidad han sido y son fuertemente cuestionados –inclusive por organismos multilaterales como el FMI– pues significan una pérdida de soberanía para el Estado,al recortarle sus facultades para conducir una política tributaria según los intereses nacionales.

Al año 2006,en el sector minero había en vigencia un total de 27 contratos de estabilidad, los cuales constituyen una tremenda ventaja para las empresas,pues las “blindan”legalmente contra reclamos y demandas por mayor equidad en la distribución de las ganancias generadas por la explotación de nuestros recursos mineros.

ÚLTIMO MINUTO:El gobierno acaba de aprobar la suscripción de un nuevo Convenio de Estabilidad con Minera Majaz, aunque ésta no tiene licencia social.
  



Cerro Verde dejó de pagar US$ 44 millones

La Sociedad Minera Cerro Verde, ubicada en Arequipa, es una de las mayores productoras de cobre del país. Actualmente está expandiendo operaciones mediante el Proyecto conocido como “Cerro Verde II”.La empresa se rehúsa a pagar la Regalía Minera,pues alega contar con un Convenio de Estabilidad Tributaria, pretendiendo estar cubierta no sólo por el proyecto original (Cerro Verde I) sino también por Cerro Verde II, pese a que el fallo del Tribunal Constitucional dejó en claro que la Regalía Minera no es un impuesto y por lo tanto no puede ser afectada por los Convenios de Estabilidad.

Además, increíblemente, Pedro Pablo Kuczynski le concedió el beneficio tributario de la “Reinversión de Utilidades” hasta por US$ 800 millones de dólares, cuando la Ley que autorizaba tal beneficio fue derogada el 2000, es decir 4 años antes. Sociedad Cerro Verde reconoció que sólo durante el año 2005 dejó de pagar US$ 44 millones de dólares en impuestos (la mitad corresponde al Canon de Arequipa), gracias al indebido beneficio tributario que le dio el Gobierno.

Si Cerro Verde aplica todos los US$ 800 millones el fisco dejará de percibir en los próximos años el 30%. (US$ 240 millones de dólares),monto del que la mitad correspondería al Gobierno regional y los municipios de Arequipa.
  


 
Barrick evadió deuda con el Estado

Barrick es una de las corporaciones mineras más grandes del mundo. En el Perú, las operaciones de Barrick son Pierina (en Ancash) y Alto Chicama (en La Libertad). La mina Pierina ha sido un negocio extraordinario para Barrick, pues su costo total de producción bordeó los US$ 100 dólares por onza, lo que con la cotización del oro sobre los US$ 400 dólares por onza, equivalió a un margen de ganancia de US$ 300 dólares por onza. Pese a sus enormes ganancias, Barrick no cumplió con sus compromisos con el país y con Ancash, pues eludió el pago de US$ 140 millones de dólares en impuestos, acogiéndose al ilegal Decreto Supremo 120-94 promulgado durante el régimen Fujimorista.

OFRECI NUEVOS CONTRATOS MINEROS, PERO COMO ESO ES COMPLICADO, HEMOS PEDIDO UN ÓBOLO VOLUNTARIO. OFRECÍ ELIMINAR LA RENTA BÁSICA, PERO COMO ESO ES DIFICIL NEGOCIAMOS   
PARA REBAJARLA A LA MITAD,      
 
NOSOTROS
TE ELEGIMOS POR CINCO AÑOS, PERO COMO ESO ES COMPLICADO, MEJOR LO REBAJAMOS A LA MITAD
 

Para beneficiarse Barrick realizó una cuestionable operación de fusión con una empresa de papel, en un acto artificial con el único fin de acceder al beneficio de la doble depreciación reduciendo indebidamente su pago del Impuesto a la Renta. Como resultado de denuncias e investigaciones, la SUNAT procedió a procesar a Barrick por US$ 141 millones de tributos no pagados. La empresa se negó a pagar y se inició un largo y complicado proceso administrativo y judicial que duró años.

Escandalosamente, mientras el proceso contra la Barrick se desarrollaba, Kuczynski emitió leyes que maniataron a la SUNAT. Así, en última instancia, se perdió el proceso y el Estado dejó de cobrar los US$ 141 millones, de los cuales la mitad habría correspondido a Ancash por concepto de Canon Minero.
 


La mineria en el Peru. La versión de Alberto Fujimori

 

 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 08-Jul-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento