Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 02
 
Service ¿mal necesario?
¿Por qué los salarios no aumentan?
¿Hay más empleo?
¿Necesitamos sindicatos?
 
 
 
 
Portada

Editorial

DERECHOS LABORALES
¿Contra el empleo?

CHOLO BARATO
Pero aumenta el empleo

REMUNERACIONES JUSTAS
¿Sueño imposible?

BENEFICIOS SOCIALES
Lo que usted debe saber

"MALDITOS SERVICES"
Ignorando abusos

DERECHOS ATROPELLADOS
Políticas antilaborales y prácticas antisindicales

MEJORES SALARIOS AYUDAN AL DESARROLLO
Mejorando la distribución del ingreso

DERECHOS LABORALES Y GLOBALIZACIÓN
Globalizando el trabajo digno

MUJERES EN LA FUERZA LABORAL
Trabajadoras independientes

PROMOVIENDO EMPLEOS DECENTES
El Estado y la promoción de políticas sectoriales

Wikipedia
 
 
DERECHOS LABORALES:

¿CONTRA EL EMPLEO?

La agenda de los trabajadores merece ser encarada. Mientras que el gobierno y los empresarios solo tienen interés de disminuir los derechos que aún resguardan a los trabajadores, el 90% de trabajadores asalariados no tiene un contrato de duración indefinida, es decir no tiene derecho a indemnización por despido injustificado.

En la reciente discusión de la Ley General del Trabajo, la derecha política y económica y el premier Jorge Del Castillo han sustentado su resistencia a las limitadas mejras planteadas a los derechos laborales, aduciendo que esto impide o dificulta la creación de empleos. No es verdad. Nos quieren vender gato por liebre.

 

Costos no salariales

La definición de salario según la legislación laboral tiene dos requisitos: retribución o pago por el trabajo efectuado, y libre disponibilidad de esa retribución. Por tanto, las gratificaciones y el pago por vacaciones son parte de la remuneración total que se percibe por el trabajo total efectuado, digamos un año. En el caso de Perú, se pagan 15 remuneraciones mensuales por 11 meses de trabajo cada año.

Los aportes o contribuciones ( CTS, EsSalud, seguro por accidentes o de vida, SENATI en caso de manufactura, aportes a sistemas de pensiones) son los costos no salariales: no son de libre disponibilidad del trabajador.

Los costos no salariales se pueden clasificar en: a) costos de transacción, como la indemnización por despido arbitrario y gastos de contratación, selección, registros; b) de protección, como pensiones, EsSalud, CTS, seguro de accidentes o de vida; y, finalmente, c) de capacitación, como los aportes a servicios de capacitación sectoriales (SENATI, SENCICO, etc.) más el entrenamiento y capacitación en las empresas.

Al calcular la proporción del total del costo laboral no salarial sobre la remuneración no se deben incluir los pagos por gratificaciones y vacaciones. Con ello, el porcentaje de CLNS sobre el salario (igual a 100) se encuentra en alrededor de 30%, y no por encima de 50% como se acostumbra indicar.

 
Costo laboral no salarial sobre el salario, según componentes y régimen de administración de pensiones (%)
Régimen CLNS real / CLNS inflado 2/
En AFP 26.6 52.0
En ONP 31.3 54.0
1/ Abarca principalmente CTS, pensiones, EsSalud 2/Se añaden dos meses de gratificaciones y uno de vacaciones como costo no salarial
 

COSTOS LABORALES Y EMPLEO

Desde la derecha se afirma que las empresas contratarían más si los trabajadores ganaran menos y tuvieran menos derechos. Afirman que las gratificaciones, vacaciones, contribuciones a la seguridad social y demás beneficios son "sobrecostos", que encarecen la planilla e impiden que haya más empleo.

La verdad es que las gratificaciones y vacaciones son so­lamente un salario pagado de otra manera. Reducir esos beneficios sería simplemente reducir los salarios. En el caso de los pagos a la seguridad social, la mayor parte de estos, orientada a las pensiones, la paga el trabajador y no la empresa.

La deuda también insiste en que tiene que hacerse aún más fácil y barato despedir trabajadores. Le han puesto la puntería a la Ley que establece que, en caso de despido arbitrario, es decir injustificado, la empresa debe pagarle al trabajador un sueldo y medio por año de servicio hasta un máximo de 18 sueldos. Su propaganda oculta varias cosas:

1) En el Perú apenas uno de cada diez trabajadores asalariados tiene un contrato de duración indefinida y, por lo tanto, derecho a indemnización por despido injustificado. El otro 90% no lo tiene.

2) Las indemnizaciones son sólo para quienes son despedidos injustificadamente. Quienes son despedidos con justificación, porque no cumplen sus obligaciones laborales o porque a la empresa le va mal o cambió su tecnología, no tienen derecho a indemnización.

3) Muy pocos de esos trabajadores con contrato de trabajo indefinido despedidos menos del 5% reciben una indemnización por despido injustificado. En muchos casos esto sucede no porque su despido sea justificado sino por las enormes dificultades que tienen para reclamar sus derechos.

¿Por qué entonces les importa tanto a los empresarios retrógrados poder despedir con facilidad? Porque mientras puedan hacerlo, será muy poca la posibilidad que tengan los trabajadores de organizar sindicatos y reclamar colectivamente: al primer intento de organización sindical, los despiden. Lo que les interesa a estos empresarios es poder comportarse como dictadores en su empresa, abusar de los trabajadores y obtener ganancias enormes.

¿DE QUÉ DEPENDE QUE HAYA MÁS EMPLEO?

Pero sobretodo la argumentación de los neoliberales y de Del Castillo es equivocada. Las empresas tienen más puestos de trabajo cuando hay más ventas y más producción. Si un taller de carpintería tiene más pedidos, puede alargar su jornada de trabajo por un tiempo, pero luego contratará más trabajadores. Si una empresa de confecciones puede colocar más camisas en el mercado, necesita más trabajadores.

La clave para aumentar el empleo no es reducir los salarios, empobrecer la seguridad social o quitarles vacaciones a los trabajadores. Lo fundamental es que aumente la producción, que las empresas sean más competitivas. Para ello hace falta capacitar a los trabajadores, promover el avance tecnológico, ampliar el acceso a mercados del exterior y ampliar el mercado interno.

Los neoliberales creen que bajando los costos laborales puede aumentar la competitividad. Es verdad que reducir salarios, gratificaciones o vacaciones reduciría el costo para las empresas. Pero eso funcionaría una sola vez. En cambio, los países y empresas exitosas son las que están permanentemente elevando la productividad y calidad de sus productos, los que todos los años sacan nuevos modelos de carros, nuevos aparatos electrónicos, nuevas técnicas de producción. Para eso se necesita sistemas de innovación tecnológica y trabajadores en capacitación constante, motivados a producir más y mejor, con buenos salarios, condiciones de trabajo y un clima de trabajo favorable, son fundamentales.

Los costos laborales en el Perú, incluyendo los salarios y los demás pagos que deben hacer las empresas por seguridad social y otros, son los más bajos en América Latina. Además, mientras en países vecinos el crecimiento económico de los últimos años ha llevado a un aumento de los salario s, en el Perú tenemos crecimiento económico y aumento de la productividad pero sin que los salarios mejoren.

Los empresarios retrógrados y Del Castillo dicen que crear más empleo solo puede lograrse reduciendo los costos laborales, es decir, con cholo barato y explotado. No es así, ¿o acaso en los países europeos no hay empleo para todos con buenos salarios y derechos laborales? Su argumento es sólo un pretexto para que los trabajadores sigan sin derechos y sin sindicatos, y así ellos poder mantener los salarios bajos y las altísimas ganancias que hoy obtienen.

Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
Portada | Editorial | Derechos laborales | Cholo barato | Remuneraciones justas | Beneficios sociales | "Malditos services" | Derechos atropellados | Mejores salarios ayudan al desarrollo | Derechos laborales y globalización | Mujeres en la fuerza laboral | Promoviendo empleos decentes
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 08-Jul-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento