Bajo La Lupa
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 02
 
Service ¿mal necesario?
¿Por qué los salarios no aumentan?
¿Hay más empleo?
¿Necesitamos sindicatos?
 
 
 
 
Portada

Editorial

DERECHOS LABORALES
¿Contra el empleo?

CHOLO BARATO
Pero aumenta el empleo

REMUNERACIONES JUSTAS
¿Sueño imposible?

BENEFICIOS SOCIALES
Lo que usted debe saber

"MALDITOS SERVICES"
Ignorando abusos

DERECHOS ATROPELLADOS
Políticas antilaborales y prácticas antisindicales

MEJORES SALARIOS AYUDAN AL DESARROLLO
Mejorando la distribución del ingreso

DERECHOS LABORALES Y GLOBALIZACIÓN
Globalizando el trabajo digno

MUJERES EN LA FUERZA LABORAL
Trabajadoras independientes

PROMOVIENDO EMPLEOS DECENTES
El Estado y la promoción de políticas sectoriales

Wikipedia
 
 
REMUNERACIONES JUSTAS
¿SUEÑO IMPOSIBLE?
 
Pese al auge económico que proclama el Gobierno estamos en la cola de Latinoamérica en mejora de las remuneraciones. De 1990 al 2004, la remuneración real en el sector industrial peruano apenas creció en 19%, mientras en Chile, aumentaba en 50%, en Ecuador 60%, y en Costa Rica en 47%.

Cuando Juan nació en el año 1980 el salario que recibía su padre, obrero de un empresa en Lima Metropolitana, era escaso pero de algun a manera alcanzaba para vivir. Los años que siguieron, marcados por la violencia política y el caos económico, degradaron profundamente el salario del padre, de tal manera, que para 1990, su salario apenas era la cuarta parte de lo que recibía diez años atrás. Vinieron entonces los años de adolescencia de Juan y de un terrible ajuste económico: el “Fujishock”, que arrojó a millon es de peruan os a la pobreza.

   Ampliar   

Sin embargo, para mediados de esa década, el país y la economía tras haber tocado fondo parecían recuperarse poco a poco. El padre de Juan trabajaba como obrero, era optimista. La crisis la sentía pasajera, pero lo cierto es que los salarios seguían reprimidos. Según la economía com o prometía el Gobierno volverían a los niveles normales. Eso fue hace más de diez años, y el padre de Juan ahora con cuarenta y tantos años a cuestas y una familia que mantener hace mucho que perdió el optimismo. La economía crece, pero no las remuneracion es de los trabajadores. Desde el año 2001, el Producto bruto interno del Perú (PBI) creció en más del 60%. En este panorama tan auspicioso, los ingresos de las empresas crecieron considerablemente. La lógica sería entonces que los ingresos de los trabajadores también debieron crecer reflejando esta bonanza. ¿Cierto?

Pero para Juan y su familia no sucede así. Contra lo que la lógica y el sentido común indican: el actual auge económico apen as lo sienten los trabajadores, pues sus remuneracion es apen as aumentaron margin alm ente, o peor aún, no aum entaron nada. Así, el sueldo que Juan recibe hoy (apenas S/. 33 diarios), es men os de la tercera parte del valor real de lo que recibía su padre, 25 años atrás.

¿Cómo explicarlo? En el pasado las remuneracion es habían disminuido durante épocas de crisis, tal como sucedió durante el primer Gobierno de Alan García, cuando la hiperinflación y la recesión se conjuraron para licuar los ingresos de los trabajadores. Pero hoy, ya no hay crisis económica; por el contrario, hay estabilidad de precios y crecimiento sostenido. Sin embargo, las remuneracion es de los trabajadores com o el de Juan y su padre no gan an terreno. ¿Por qué?

“El salario mínimo de nuestro país
es uno de los menores de la región, apenas equivale a US $ 155 mensuales, mientras que en
Chile representa US $ 255;
Venezuela US $ 238 y Ecuador
US $ 170 mensuales”.

 

DESIGUALDAD CRECIENTE

Este estancamiento de las remuneracion es se explica por las políticas laborales que desde la época de Fujimori se vien en aplicando, caracterizadas por la desprotección al trabajador y el desm antelamiento de sus derechos, políticas que sus sucesores Alejandro Toledo y Alan García no han tenido ningún embarazo en mantener. Con estas políticas laborales retrógradas, los trabajadores han visto recortados sus derechos fundamentales, tal com o la libre sindicalización, que precisam ente le permiten negociar con sus patron es la mejora de sus ingresos.

Como resultado de convertir la sindicalización prácticamente en tem a prohibido, las grandes empresas disfrutan del poder para mantener sumisa y arrinconada a una fuerza laboral sin capacidad para defender sus derechos y reivindicar mejores sueldos y salarios. De esta forma se explica el “milagro” de que pese a una economía boyante con utilidades empresariales que se disparan hasta niveles escandalosos sin embargo, las remuneracion es de los trabajadores continúen estancadas.

  ¿Salario mímino "vital", o mortal?

La evolución del Salario Mínimo Vital, es apenas una fracción de lo que era hace 30 años, hoy el Salario Mínimo vale menos de la cuarta parte de lo que valía a inicios de los años 70. Este deterioro expresa una amarga verdad: los sucesivos gobiernos no defendieron los ingresos de los trabajadores, por el contrario, optaron por cargar los costos de las crisis económicas que hemos padecido durante las últimas décadas. Así fue durante los gobiernos de Morales Bermúdez, Belaunde y Alan García (años 70, 80 y 90). El gobierno de Fujimori no se escapa de ello, con el brutal "fujishock" de 1992 cuando se cargo a los trabajadores un desembalse de precios realizado sin ninguna protección social.

Lo escandaloso de esto es que mientras que la economía peruana se ha recuperado y los ingresos y ganancias de las empresas se han multiplicado, el Salario Mínimo Vital actualmente sigue en el mismo nivel que tenía hace diez años. Así, la evolución del Salario Mínimo Real en el Perú desde el año 1900 resulta desalentadora en comparación a paí­ses vecinos. Por ejemplo en los últimos 15 años el valor del Salario Mínimo en Argentina y Bolivia se ha triplicado y en Chile se ha duplicado, en el Perú apenas ha aumentado en un 50%, crecimiento insuficiente si lo comparamos con los niveles de ingresos de las grandes empresas.

Así, el Salario Mínimo que se paga en el Perú es uno de los menores de la región, pues apenas equivale a US$ 155 dólares mensuales, mientras otros paí­ses, como Chile (US$ 255 dólares), Venezuela (US$ 238 dólares) o incluso Ecuador (US$ 170 dólares mensuales) tienen salarios mí­nimos superiores, incluso aunque sus economías no han crecido de la forma que lo ha hecho la del Perú.

Pues resulta indignante como los grandes gremios empresariales se vienen oponiendo al incremento del Salario Mínimo, e igualmente resulta indignante como el Gobierno trata con paños tibios este tema, dando largas al aumento y sugiriendo que el aumento sea apenas S/. 50 soles mensuales, cantidad totalmente insuficiente.

 

En efecto, mientras que entre 1996 y el 2006 el Producto Bruto Interno del Perú creció en un 46%, los sueldos reales a nivel nacion al apen as crecieron 8.3%. Peor aún, en ese mismo periodo el salario real, que es la rem uneración de los obreros, se redujo en 3.5%. Es decir, si en los años 80, con el fenómeno de la hiperinflación se acostumbraba decir que “los precios suben por el ascensor, mientras los sueldos y salarios suben por la escalera”, hoy se podría decir que “las utilidades de las empresas suben por el ascensor, pero los sueldos aún siguen subiendo por la escalera y los salarios bajan”.

Y esto tien e relación con otro tema: la enorme disparidad entre las remun eracion es que reciben los ejecutivos de las empresas en comparación a lo que reciben los empleados y los obreros. Así, mien­tras en los últim os 10 años los ingresos de los trabajadores en Lima Metropolitana prácticamente no han aumentado, los ingresos de los ejecutivos se han elevado en más del 50%.

Esta situación, donde se genera riqueza que no se redistribuye equitativamente, alimenta la concentración de los recursos en beneficio de las empresas en perjuicio de los trabajadores. Así, desde el año 1991 la participación de las remuneracion es de los trabajadores sobre los ingresos nacionales no ha hecho más que disminuir, cayendo del 30.1% al 22.9%, mientras la participación de las utilidades de las empresas ha crecido del 52.7% al 60.6%, a costa de lo que ha perdido el trabajador. Para darn os una idea de lo que pierden los trabajadores al caer su participación dentro de la torta de ingreso, consideremos que sí en el año 2005 su participación en el ingreso nacion al hubiese estado en el mism o nivel que ten ía en 1991, entonces los trabajadores peruan os habrían recibido adicionalmente ¡nada menos que S/. 18,837 millones de soles! tan solo en ese año.

Para verlo de otra manera, digamos que si la participación de los trabajadores en el ingreso se hubiera mantenido en los niveles de 1991 (que ya eran bajos), Juan, su padre y cada uno de los 12 millones de trabajadores peruanos, habrían recibido S/. 1,500 soles adicionales al año. De esta forma, lo que tenemos es una economía que crece y crea riqueza, pero no para beneficio de los trabajadores, a quien es solo les concede las sobras de dicha prosperidad.

LA REALIDAD: NECESIDAD DE MEJORAR LAS REMUNERACIONES

  ¿Y cómo estamos dentro de la región?

A pesar del crecimiento económico, figuramos a la cola de Latinoamérica. Solo para resaltar la diferencia entre Ecuador y Perú, nuestro vecino país creció de 1990 al 2004 el triple en remuneraciones, en el sector industrial. Debe tenerse en cuenta que en muchos de estos países el crecimiento de la economía ha estado muy por debajo de los niveles que el Perú ha registrado, lo que hace aún más escandaloso el que en nuestro país el trabajador perciba ingresos muy inferiores a los que perciben sus colegas en otros paí­ses.

 

Los argumentos que los grupos de poder económico y político usan para justificar el no incremento de las rem uneracion es de los trabajadores, carecen de sustento. Ellos buscan mantener la concentración de la riqueza que profundiza las brechas entre ricos y pobres. El alegato de que mejorar los salarios de los trabajadores constituye una barrera para la formalización de las empresas es absurdo. Si hay empresas que no pueden formalizarse debido a los altos costos, entonces lo que el Estado debe hacer es establecer regímenes especiales que reduzcan los gastos de estas empresas en diversos rubros, por ejemplo: pago de tributos, tarifas de servicios, licencias de funcionamiento, etc. Pero lo que no se puede pretender es asum ir que a los trabajadores hay que seguirles pagando sueldos de hambre para que las empresas puedan formalizarse.

COMPARACIÓN DE SUELDOS Y SALARIOS
Promedio de remuneraciones brutas nominales
    Ejecutivo Empleado Obrero
Agricultura, Pesca
Minería
Industria
Electricidad/Gas/Agua
Construcción
Comercio
Transporte/Comunica
Finanzas/Seguros
No Gubernamentales
       
       
       
       
       
Evolución de remuneraciones en Lima (1996-2006)
Ejecutivos / Empleados / Obreros  
       
     
  Comparación de los sueldos totales promedio  
   
       

Pero también es falso el argumento de que incrementar las remuneraciones provocará un caos económico; al elevar los costos de las empresas, dism inuyendo su competitividad. Lo cierto es que en los últimos años los ingresos de las empresas se han multiplicado exponencialmente, con lo que sus márgen es de utilidad se han expandido. Sólo por citar un ejemplo, entre los años 2001 y 2004 las utilidades de las empresas que cotizan en la Bolsa de Valores de Lima se han multiplicado por nueve, pasando de S/. 680 millon es en el 2001 a nada menos que S/. 6,316 millon es para el 2004. ¿Y los sueldos de los trabajadores?, apenas aumentaron en dichos años.

Más aún, considerando que la rentabilidad de las grandes empresas peruanas en el año 2005 ha sido inclusive superior a la de las grandes empresas de Estados Unidos, resulta evidente que bajo estas condicion es resulta inaceptable que sólo los propietarios de las empresas se beneficien con esta mayor prosperidad, en tanto los ingresos de los trabajadores continúan congelados. Mejora de las remuneraciones: justicia y necesidad Por muchos años las remuneracion es se han mantenido deprimidas como resultado de políticas laborales que han privilegiado los intereses del capital frente a los del trabajador.

Esta situación, no sólo resulta injusta, sino que además es irracional e insostenible, pues atenta contra un adecuado desarrollo de nuestra economía, al perjudicar y deteriorar la situación de la fuerza de trabajo, que es realmente el elemento clave de la producción. Máquinas, insumos, etc., todo eso, puede suplirse o compensar. Pero, ¿qué o quién puede reemplazar al trabajador? Siendo así urge mejorar los ingresos de los trabajadores y las razon es para ello no sólo tiene que ver con un sentido ético, de justicia y responsabilidad social, sino también y, por sobre todo, por un sentido de racionalidad y sentido común.

Un trabajador mal pagado, es un trabajador barato, pero también es un trabajador que no podrá ser plenamente productivo, pues con una remuneración inadecuada, no puede rendir en su trabajo, no tiene alicientes para esforzarse, ni recursos para capacitarse. Por ello, si queremos desarrollarnos y crecer como país, no podemos esperar hacerlo en base a trabajadores maltratados y mal pagados.

Las economías de los países mas desarrollados no se construyeron manteniendo al trabajador anquilosado y sobreexplotado, sin o mas bien a partir de un proceso de mejoras progresivas: mejores salarios, mayores beneficios laborales y crecientes derechos. Es así, com o estos países construyeron una fuerza de trabajo eficiente, que les permitio una enorme ventaja competitiva. En el Perú hemos caído en la fantasia de creer que con el "cholo barato" nos convertiremos en una potencia económica, todo en base a mano de obra mal pagada y mal tratada.

Que absurdo pensar que algo asi pueda ocurrir, y que lamentable que haya sectores economicos y politicos que defiendan asi el abuso y la injusticia. Esa ilusión que alimenta la derecha economica y política, de que "algun dia", "mas adelante" las remuneración es mejoraran como por arte de magía, es solo eso: una ilusión. Ya esperamos bastante. La hora de la reivindicación tiene que llegar. Hay que reconocer el derecho del trabajador peruano a una remuneración justa, que permita a Juan llevar un nivel de vida digno con aspiración es para él y sus hijos, a un futuro mejor.

Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
Portada | Editorial | Derechos laborales | Cholo barato | Remuneraciones justas | Beneficios sociales | "Malditos services" | Derechos atropellados | Mejores salarios ayudan al desarrollo | Derechos laborales y globalización | Mujeres en la fuerza laboral | Promoviendo empleos decentes
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 08-Jul-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento