Bajo La Lupa
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 02
 
Service ¿mal necesario?
¿Por qué los salarios no aumentan?
¿Hay más empleo?
¿Necesitamos sindicatos?
 
 
 
 
Portada

Editorial

DERECHOS LABORALES
¿Contra el empleo?

CHOLO BARATO
Pero aumenta el empleo

REMUNERACIONES JUSTAS
¿Sueño imposible?

BENEFICIOS SOCIALES
Lo que usted debe saber

"MALDITOS SERVICES"
Ignorando abusos

DERECHOS ATROPELLADOS
Políticas antilaborales y prácticas antisindicales

MEJORES SALARIOS AYUDAN AL DESARROLLO
Mejorando la distribución del ingreso

DERECHOS LABORALES Y GLOBALIZACIÓN
Globalizando el trabajo digno

MUJERES EN LA FUERZA LABORAL
Trabajadoras independientes

PROMOVIENDO EMPLEOS DECENTES
El Estado y la promoción de políticas sectoriales

Wikipedia
 
 
 
"MALDITAS SERVICES"
Es el calificativo que utilizó Alan García en plena campaña. Hoy el presidente sufre de amnesia y la anunciada eliminación de los services quedó en el olvido. Legalizando con ello los abusos laborales e ignorando los derechos de millones de trabajadores que no tienen ningún reconocimiento y están expuestos a abusos y maltratos.

Héctor es empleado de ITE­TE Perú, una de las tantas empresas de intermediación laboral que subcontrata Telefónica del Perú para realizar los servicios que ofrece a sus clientes. Desde hace trece años, trabajadores com o Héctor son los encargados de brindar el mantenimiento de las líneas telefónica se internet en nuestros hogares. Pocos conocen, sin embargo, las condiciones laborales que se encuentran expuestos cientos de trabajadores como Héctor, quienes forman parte de los denominados “services” que laboran para la multinacional española.

   Ampliar   

“A pesar que laboramos hasta 12 horas diarias, nuestros salarios se encuentran entre los S/. 300 y S/. 500 mensuales, y no siempre nos pagan las horas extras”, denuncia Héctor. Esta situación tiene una explicación: los trabajadores de las empresas “colaboradoras” de Telefónica , al estar contratados a plazo fijo, encuentran serias dificultades para sindicalizarse por temor al despido. Eso impide que puedan organizarse para negociar mejores condiciones de trabajo. “Tampoco recibimos los implementos de trabajo necesarios para laborar sin riesgos”, añade Héctor.

Los atropellos a los que están expuestos los trabajadores com o Héctor fueron denunciados por Alan García, quien prometió eliminar “los services abusivos” durante su campaña elecoral. Pese al compromiso, tras un año de gobierno, los abusos no sólo persisten, sino que aumentan.

¿Qué hace posible que esta explotación y atropello continúen? ¿Dónde radica el problema de los servic es?, ¿Por qué trabajadores como Héctor reciben salarios más bajos y menores beneficios sociales si trabajan igual o más horas que sus compañeros en planilla?

¿QUIENES SON RESPONSABLES DE ESTA SITUACIÓN?

  ¿Cómo dice que dijo?

En la campaña presidencial del 2006 los services fueron un tema central en el debate. Fue en ese entonces, que el hombre que precisamente había generado el régimen de services – Alan García- prometió repetidamente que, de ganar la presidencia, liquidaría dicho régimen laboral. García ganó la presidencia, pero su promesa se ha disuelto ante las presiones e influencias de la derecha convertida en su aliada y mentora en el gobierno.

 
 

ALAN GARCÍA CANDIDATO:

“El gobierno del Apra defenderá la dignidad del trabajo y, a partir del 28 de julio, todos aquellos que trabajen más de ocho horas ganarán horas extras". Alan García, 7 de enero del 2006.

“Como parte de nuestra propuesta de gobierno vamos a eliminar las services y garantizar el respeto a la jornada laboral de las 8 horas”. Alan García, Mitin en Chimbote, 29 de marzo del 2006.

"Las services son una manera de explotación, serán desactivadas al instalar mi gobierno. De esta manera acabaremos con este tipo de explotación" Alan García, Mitin Electoral en Lambayeque, 26 de febrero del 2006

 
 

ALAN GARCÍA PRESIDENTE:

“Me encanta que los periodistas estén malinformados. Yo lo que dije es que hay que terminar con el abuso de los services”.

“No pongan en mi boca cosas que no he dicho. Eso lo dijo el señor Toledo el 2001, que se pasó al extremo y dijo que había que eliminar las malditas services. Yo dije que se debe eliminar el abuso de los services". Alan García, Chilca, 8 de agosto del 2006.

 

Una primera responsabilidad reca e sobre la empresa contratista – o service – que no cumple con los derechos laborales ni los beneficios sociales de sus trabajadores, colisionando con lo establecido en la Ley que regula la Actividad de las Empresas Especiales de Servicios y Cooperativas de Trabajadores, según dice: “los trabajadores de las empresas de servicios y cooperativas de trabajo , gozan de los derechos y beneficios que correspondan a los trabajadores, sujetos al régim en laboral de la actividad privada”. Es dec ir los trabajadores subcontratados tienen derecho a recibir todos los beneficios sociales contemplados, tanto en el régimen de la actividad privada, como en el régimen de Relaciones Colectivas de Trabajo. Lo cual supone que deben recibir, del mismo modo que los trabajadores en planilla de las empresas que los contratan: indemnización por despido arbitrario; compensación por tiempo de servicios (CTS) , reconocimiento del pago de sus horas extras; derecho a la sindicalización y a poder negociar colectivamente; horarios de trabajo razonables; derecho al descanso semanal y en días feriados; reconocimiento de vacaciones pagadas; entre otros derechos fundamentales. ¿Pero por qué esto no se da en la práctica?

Ahí surge la segunda responsabilidad: las empresas que subcontratan a los services se han desentendido de velar por el bienestar y las condiciones de trabajo del personal de las empresas contratistas. Esto tiene que ver con la “tercerización total” de sus procesos productivos, que se produce pese a que de acuerdo con la Ley, sólo se puede subcontratar los servicios de un service para labores complementarias o de carácter accesorio a las “actividades principales” de la empresa, hasta un máximo de 10% del total del personal.

Se considera com o “actividad principal” a aquélla que es consustancial al giro permanente del negocio. Es decir la que forma parte de las etapas esenciales del proceso de producción de bienes o de prestación de servicios: exploración, explotación, transformación, producción, organización, administración, comercialización, otros.

Por ello, los services solo deberían proveer “actividades complementarias”, que son de carácter auxiliar, no vinculadas a la actividad principal: vigilancia, seguridad, reparaciones, mensajería externa y limpieza. Sin embargo, a pesar de la claridad de estas normas, empresas como Telefónica llegan a subcontratar a más 95% de todas las actuaciones técnicas y ordenes de servicio que brindan, haciendo caso omiso a la prohibición de emplear trabajadores de services en las actividades principales.

  Entendiendo los "services"

Los services -o empresas de servicios de trabajo temporal- surgieron a finales de la dé­cada de los 80, durante el primer gobierno de García, pero fue durante el ré­gimen de Fujimori que obtuvieron carta blanca para operar, convirtiéndose en un elemento central de una política dirigida a reducir los derechos del trabajador y su capacidad de obtener una remuneración adecuada y beneficios justos.

Tradicionalmente, cuando una empresa requiere trabajadores recurre a la contratación directa, incorporándolo a su planilla y asumiendo las obligaciones que como empleador le corresponden. Sin embargo, la aparición de los services significó precisamente el quiebre de esta relación directa entre trabajador y empresa, pues ahora es el service quien se encarga, por un lado de contratar al trabajador, y por el otro de proveer a la empresa con los servicios de ese trabajador, convirtiéndose así en intermediario laboral.

TRABAJADORES EN DESVENTAJA

Bajo este esquema han aparecido diversos tipos de entidades de intermediación laboral –services, cooperativas, etc.- que si bien difieren en determinadas características, coinciden en un elemento central: todas sirven como barrera o “colchón” entre la empresa y el trabajador:

La aparición de los services ha significado una enorme ventaja para las empresas, que quedaban liberadas de sus obligaciones y responsabilidades respecto a los trabajadores.

Los services también se han beneficiado, pues obtienen ganancias de los lucrativos contratos con las empresas: El único perdedor con este esquema es el trabajador, quien perdió estabilidad, beneficios e ingresos.

 

Situación similar se ve en la minería , pues de los 101 mil trabajadores del sector, apenas el 36% está en la planilla, mientras que el 64% restante está contratado de manera indirecta a través de services. Llama la atención esta proporción, puesto que el 67% de los accidentes fatales en las minas – 437 en total – ocurridos entre el 2000 y el 2006 tuvieron com o víctimas a los trabajadores mercerizados, es decir, estos trabajadores de services no sólo desempeñan labores de mantenimiento o auxiliares, sino trabajos de alto riesgo.

Más aún, muchas de estas services no entregan a sus trabajadores el total de lo recibido por las empresas mineras, quedándose con el 35% a 40% de los montos recibidos. Esto significa que si un trabajador minero formalmente gana S/ 1,000 mensuales, en realidad recibe solo S/. 600.

Según el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), con base a un reporte de 400 inspecciones realizadas al sector minero en este año, la mayoría de las empresas mineras “utiliza la intermediación para labores principales, cuando esta herra­mienta debe ser considerada únicamente para actividades complem entarias. […] Lo que más preocupa es que ninguna minera desarrolla actividades por su cuenta; todas recurren a la intermediación (“services”) o a la tercerización, utilizando en buena parte de los casos estas actividades de manera fraudulenta o distorsionada”.

Finalmente, la principal responsabilidad recae en el mismo Estado, por su incapacidad y falta de voluntad política para hacer cumplir la Ley Laboral y su deber de promover empleos decentes en el país. Un buen ejemplo de ello es el actual número de inspectores de trabajo no más de 200 a nivel nacional– pues a todas luces resulta insuficiente para atender el universo total de empresas obligadas a cumplir la ley laboral en el Perú.

LO QUE HAN SIGNIFICADO LOS SERVICES

“Las empresas se han liberado de obligaciones, los services ganan dinero, los trabajadores pierden estabilidad y beneficios”.

 

La lógica para introducir los services fue que el mercado laboral en el Perú se encontraba estancado debido –supuestamente- al exceso de restricciones y regulaciones, especialmente para contratar y despedir personal según las necesidades de la empresa. Según esta visión, mecanismos de empleo temporal, com o los services, que otorgan a los empleadores mayor libertad y flexibilidad, permitirían desarrollar el mercado laboral, generando una oferta de empleos de calidad, con mejores salarios y mayores beneficios.

Sin embargo, la introducción de los services solo ha significado ventajas y benefic ios para los empleadores, pero no para el empleado, que ha visto sus derechos debilitados, los services ha significado una barrera que impide que los trabajadores puedan presentar reivindicaciones y mejorar su situación.

SERVICES

35 % de services que fueron inspeccionadas por el Ministerio de Trabajo cometieron acciones fraudulentas que afectaron los derechos de sus trabajadores.

 

Así, los trabajadores de los services – que actualmente se estiman en 350 mil a nivel nacional– carecen de muchos de los beneficios que los “trabajadores de planilla”, contratados directamente por las empresas. Esto ha provocado una odiosa división de la fuerza laboral entre trabajadores “privilegiados” (aquellos que pertenecen al antiguo régimen de contratación directa) y los trabajadores de services, con menores remuneraciones y derechos. Esta división artificial, atenta contra la unidad y la solidaridad de la fuerza laboral, debilitando su capacidad para negociar con la empresa, la cual puede manipular y enfrentar entre si a los trabajadores, bloqueando así sus demandas por mejores salarios, mejores condiciones de trabajo, mayor seguridad, etc.

COLOFÓN: UN SISTEMA ABUSADO Y ABUSADOR

El sistema de los services se convirtió en un mecanismo perverso que permite a muchas empresas eludir sus responsabilidades laborales. Cada vez resulta más evidente la intermediación laboral mediante los “services” ha llegado a su límite y que urge establecer un nuevo régimen de trabajo, más balanceado, que garantice de manera universal derechos tan elementales com o la jornada de 8 horas y el pago adicional por horas extra, para miles de trabajadores como Héctor.

Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
Portada | Editorial | Derechos laborales | Cholo barato | Remuneraciones justas | Beneficios sociales | "Malditos services" | Derechos atropellados | Mejores salarios ayudan al desarrollo | Derechos laborales y globalización | Mujeres en la fuerza laboral | Promoviendo empleos decentes
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 08-Jul-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento