Bajo La Lupa
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 02
 
Service ¿mal necesario?
¿Por qué los salarios no aumentan?
¿Hay más empleo?
¿Necesitamos sindicatos?
 
 
 
 
Portada

Editorial

DERECHOS LABORALES
¿Contra el empleo?

CHOLO BARATO
Pero aumenta el empleo

REMUNERACIONES JUSTAS
¿Sueño imposible?

BENEFICIOS SOCIALES
Lo que usted debe saber

"MALDITOS SERVICES"
Ignorando abusos

DERECHOS ATROPELLADOS
Políticas antilaborales y prácticas antisindicales

MEJORES SALARIOS AYUDAN AL DESARROLLO
Mejorando la distribución del ingreso

DERECHOS LABORALES Y GLOBALIZACIÓN
Globalizando el trabajo digno

MUJERES EN LA FUERZA LABORAL
Trabajadoras independientes

PROMOVIENDO EMPLEOS DECENTES
El Estado y la promoción de políticas sectoriales

Wikipedia
 
 
DERECHOS
ATROPELLADOS
En nuestro país son muy frecuentes las prácticas antisindicales e impera la política antilaboral. Los trabajadores que pretendieron organizarse han sido despedidos bajo cualquier argumento a pesar que la libertad sindical y la negociación colectiva se encuentran amparadas por la Constitución, las leyes y los convenios de la OIT.
Casapalca, Topy Top, Sociedad Virú, todos esos son nombres que nos suenan cercanos, porque son casos recientes de empresas donde los trabajadores que intentaron sindicalizarse fueron despedidos, evidenciando la hipocresía de un modelo de relaciones laborales que impide mejorar el salario y las condiciones laborales, pues la prohibición y represión a los derechos sindicales excluye a los trabajadores de los beneficios derivados del incremento de la productividad empresarial , alimentando el descontento social y los conflictos.
 
PROPUESTAS PARA MEJORAR LA SITUACIÓN LABORAL PERUANA
Perú es uno de los cuatro países de Latinoamérica que no cuenta con una Ley General de Trabajo.
          Inspectores
         
Nombramiento de no menos de 1000 inspectores de trabajo
         
        Presupuesto
       
La elevación del presupuesto para el Ministerio de Trabajo del 0,39% actual a no menos del 2% del Presupuesto General de la República
 
       
      Services
         
     
La limitación del uso de services y contratos temporales a no más del 10% del total de la planilla de la empresa.
 
       
    Sindicato  
   
La reducción de 20 a 9 el número de trabajadores requeridos para formar un sindicato.
 
     
  Negociaciones  
 
Restablecimiento de la negociaciones colectivas, supridas en los años 90
 
   
Nueva Ley      
Aprobar una Ley General del trabajo (LGT)
     
       

Esta situación se explica no sólo por la reticencia de ciertas empresas a negociar colectivamente las condiciones laborales de sus trabajadores, sino también por la reforma laboral implementada en los años 90 por el gobierno de Fujimori, a decir de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), una de las más radicales en la región. Esa reforma pretendía “modernizar” el funcionamiento del mercado de trabajo, ampliando las modalidades de contratación, flexibilizando el despido y reduciendo el rol protector y regulador del Estado.

  Casapalca: no uno sino muchos abusos

Uno de los conflictos laborales más sonados ha sido el de Minera Casapalca, ubicada en la sierra de Lima, donde más de 300 trabajadores –entre 34 dirigentes sindicales– fueron despedidos por intentar formar un sindicato y negociar mejoras laborales.

Quizás lo más chocante de este caso, ha sido el despotismo de la familia Gubbins, propietaria de la empresa, que en más de ocho oportunidades “choteó” al Ministerio de Trabajo al no acudir a ninguna de las citaciones para mediar y solucionar el conflicto. Como resultado, el conflicto se agravó y durante la huelga realizada en junio del 2007 los enfrentamientos con la policía provocaron la muerte de 4 personas.

La principal demanda de los trabajadores era su contratación directa (90% laboraba a través de “ services”), además del pago de remuneraciones pendientes, pues Casapalca alegaba que el pago de remuneraciones le competía a las empresas “contratistas”.

Finalmente, tras semanas de bloqueos de carretera y enfrentamientos con la policía, la empresa acudió a las reuniones convocadas por el MTPE y atendió el reclamo de los trabajadores.

 
  Topy Top: empresa líder...contra la sindicalización

En junio de este año, 70 trabajadores de Topy Top, el segundo exportador de productos textiles del país, decidieron conformar un sindicato. En represalia, la empresa despidió a 45 de estos trabajadores “invitándolos” a “renunciar voluntariamente”. El objetivo era la anulación del registro sindical. Sin embargo, no contaba con que el sindicato había incorporado a 80 nuevos afiliados, obligando a la Autoridad de Trabajo a reconocer la constitución y registro del sindicato.

Ante la rebeldía de la empresa de confecciones –incluso frente a la propia Autoridad de Trabajo–, la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP ) se comunicó con la Federación Internacional de Trabajadores del Textil, Calzado y Cuero (FITT CC). Ésta tomó contacto con las empresas Gap (México) e Inditex (España), compradoras de los productos de Topy Top, las que exigieron la reincorporación de los trabajadores despedidos e instaron a la empresa peruana a respetar los principios y derechos contenidos en los códigos de conducta que guían el comportamiento de ambas transnacionales. Este hecho sienta un importante precedente en las relaciones laborales en el Perú y revela la importancia de pensar “globalmente” los problemas laborales, especialmente en sectores exportadores.

Los efectos sociales de esas medidas han sido claramente negativos para los trabajadores, pues no se ha fomentado la creación de empleo adecuado sino más bien de empleo precario; la rotación laboral aumentó exponencialmente; y la mayoría de los trabajadores sólo acceden a la contratación temporal o incluso carecen de contrato de trabajo. Esta situación ha impactado en la calidad del empleo, dejando a millones de trabajadores al margen

Aunque durante el gobierno de Alejandro Toledo se adoptaron algunas medidas para revertir el carácter autoritario y antiobrero de la s reformas laborales de Fujimori, este esfuerzo fue claramente insuficiente. Así, no se han podido alcanzar los nivel es de sindicalización y negociación col ectiva de décadas pasadas: mientras que en 1982 los trabajadores afiliados a un sindicato representaban el 37% de la Población Económicamente Activa (PEA) , en 2005 sólo constituían el 8,6% de la misma.

Esto ha impactado profundamente en la distribución nacional del ingreso, pues mientras en los años 70 la participación de la s remuneraciones dentro del Producto Bruto Interno (PBI) representaba el 60% (el resto correspondía a las ganancias de capital); tres décadas después esta proporción se invierte, concentrándose los ingresos en manos de las empresas, principales favorecidas con las reformas laborales.

La razón principal para esta insuficiente recuperación de la sindicalización recae en el Decreto Legislativo Nº 728, dictado por Fujimori, que posibilita el despido libre, arbitrario o injustificado. Esto se complementa con el uso intensivo de formas de contratación temporal. Ambos mecanismos constituyen eficaces disuasivos de la sindicalización.

La amplitud de modalidades de contratación laboral el DL Nº 728 estableció nada menos que 12 modalidades distintas y su uso indiscriminado por parte de las empresas, ahonda la inseguridad jurídica de los trabajadores, que por temor a perder el empleo reprimen sus reclamos frente a los abusos de sus empleadores. A esto se suman las muchasrestricciones impuestas para la sindicalización, com o el artículo 14 de la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo, que establece que para formar un sindicato se requieren 20 o más trabajadores, increm entándose a 50 cuando se trata de federaciones sectoriales.

Bajo este esquema , no más de 20 mil empresas –de un total de 75,150– estarían en condiciones de albergar un sindicato. Esto representa sól o el 19.8% de la PEA. En un país en el que apenas el 8.5% de la PEA cuenta con contratos de trabajo a tiempo indefinido, las posibilidades de ejercer el derecho a la sindicalización y a negociar colectivamente son ínfimas o prácticamente nulas. ¿Por qué importa la Negociación colectiva? La situación del derecho a la negociación colectiva tiene relación directa con la situación actual del derecho a la libertad sindical, en el Perú y en el mundo. La libre sindicación, la negociación colectiva y la huelga están muy relacionadas. No es posible el ejercicio de uno de esos derechos sin el ejercicio del otro.

SERVICES

8,6% de la Población Económicamente Activa asalariada, están afiliados a un sindicato. (Fuente: Ministerio de Trabajo 2005)

 

A partir de la reforma laboral ocurrida con Fujimori, cuando se introdujeron leyes y reglamentos que perm itieron los ceses col ectivos, el despido arbitrario, flexibilización en la contratación, la desaparición de garantías para ejercer la libertad sindical , etc., se precipitó la caída de la tasa de afiliación sindical . Lo que significó también la reducción de la tasa de negociación colectiva. Asimismo, la cantidad de sindicatos nuevos decreció y aumentó la cantidad de registros sindicales cancelados. Para dar una idea de lo retrogrado de la reforma laboral de Fujimori, basta saber que en 1993 la Organización Internaional del Trabajo (OIT) formuló al menos 16 observaciones a la Ley de Relaciones Colectivas por incompatibilidades con los Convenios OIT de libertad sindical. Desde entonces, la situación ha mejorado marginalmente: así, en el año 2003 se levantaron algunas de dichas observaciones. Asimismo, el año 2002, el Tribunal Constitucional, al sentenciar sobre una denuncia contra Telefónica por despidos arbitrarios, señaló que el despido sin causa es inconstitucional . Sin embargo, aún falta mucho por recuperar los plenos derechos laborales en el Perú.

Por otra parte, según el Ministerio de Trabajo, la cantidad de trabajadores sindicalizados habría aumentado a partir del 2002. Esto revelaría que los trabajadores estarían intentando organizarse con el fin de mejorar sus condiciones laborales.

   Ampliar   


Sin embargo, las organizaciones sindicales enfrentan aún serias dificultades para operar: la negativa del empleador en aceptar al sindicato como legítima contraparte; la falta de facilidades para las actividades
sindicales; los incentivos económicos a los no sindicalizados; y los actos de represalia antisindical (hostilidad, despidos, etc.).

Desde el Estado, a través del Ministerio de Trabajo, hay también diversas trabas que impiden el ejercicio efectivo de la negociación colectiva y de la propia libertad sindical: la discrecionalidad e incluso arbitrariedad, tanto para acceder al registro de un sindicato nuevo, com o para considerar el ejercicio de la huelga com o procedente.

Esta situación adversa podría mejorar sustancialmente con la aprobación de la Ley General del Trabajo, que establece mejores y mayores garantías para el ejercicio sindical y la negociación colectiva. Por otro lado, la temporalidad en la contratación intermediación de los “services” y otros, dificulta seriamente la organización de los trabajadores y el acceso a la negociación colectiva. La alternativa para estos trabajadores sería un modelo de negociación colectiva a nivel de rama de actividad sector. Pero para esto hay que cambiar la legislación laboral impuesta en los 90, que privil egió la negociación a nivel de empresa y buscó desaparecer la negociación de rama . Recién en el 2004, con la celebración del Convenio de Rama del Sector entre la Federación de Trabajadores en Construcción Civil (FTCCP) y la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO), reapareció la negociación a este nivel en el Perú.

El Estado es el principal responsable
del debilitamiento de los sindicatos
y que no se respeten los derechos
de los trabajadores, sin embargo, no
hay voluntad política para revertir
esta situación.

 

¿QUIÉN TEME LA SINDICALIZACIÓN?

Las restricciones y deficiencias en sindicalización y negociación colectiva tienen como principal responsable al propio Estado, carente de voluntad política para hacer respetar los derechos fundamentales de los trabajadores. La posición “neutra” o abiertamente parcializada de los últimos gobiernos en favor de las empresas se complementa con el desinterés de la clase política, y la oposición de la clase empresarial, a que los trabajadores cuenten con un marco normativo que garantice el ejercicio de los derechos sindicales. Así, aún estamos lejos del día en que pueda decirse que el trabajador peruano disfruta de plena libertad para asociarse y negociar colectivamente mejores salarios y condiciones de trabajo.

 
  Ventajas de la negociación colectiva

1. La autoregulación especializada y democrática de las condiciones de trabajo por parte de los actores laborales, permitiría elevar efectivamente y de modo sostenible la productividad.

2. Posibilitaría a empleadores y trabajadores llegar a acuerdos constructivos, conciliando los intereses de unos y otros, evitando confrontaciones que resultan costosas para ambas partes y que afectarían negativamente la productividad.

3. Facilitaría a los actores laborales plasmar en forma consensuada sus intereses y expectativas en las políticas estatales, que se ex­presan principalmente en leyes y regulaciones, lo que revelaría un alto nivel de integración social (un ejemplo de ello es el Consejo Nacional del Trabajo).

4. Permitiría un ajuste periódico de salarios y favorecería la redistribución de ingresos.

 
 
Palabra de escritor
 

"¿Qué hay?-le preguntó alguien.
Alemparte, comenzando a morder un pan con carne, respondió:
-Hasta las diez era el plazo pa que contestaran el pliego. Stanley en vez de responder, ha pedido más policía. Acaban de llegar otros cincuenta gendarmes. He pasao por el local del sindicato y no hay respuesta. Son más de las doce. Eso es todo.
Se cumplirá el acuerdo: mañana, nadie entra al trabajo desde el turno de las seis...
-¡Viva la huelga!
-Viva...."

 
 
Para saber más…
 

Cuaderno de Integración Andina N° 14: Reflexiones sobre la unidad sindical.

Cuaderno de Integración Andina N° 13: Unión Europea - Comunidad Andina Estrategias sindicales frente al empleo.

CAN. La gobernabilidad democrática y el problema del empleo en la Subregión Andina.

OTOYA, JOHAN. La Reforma Laboral de los noventa y sus efectos en el ámbito sindical.

PLADES. Libertad Sindical.

PLADES. Negociación Colectiva.

PLADES . Movimiento Sindical Andino.

 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
Portada | Editorial | Derechos laborales | Cholo barato | Remuneraciones justas | Beneficios sociales | "Malditos services" | Derechos atropellados | Mejores salarios ayudan al desarrollo | Derechos laborales y globalización | Mujeres en la fuerza laboral | Promoviendo empleos decentes
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 08-Jul-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento