Bajo La Lupa
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 03
 
¿Tiene voluntad el gobierno?
¿Cómo mejorar las economías regionales?
¿Van bien los gobiernos regionales y municipios?
¿Se puede resolver los conflictos?
 
 
 
 
Portada

Editorial
Descentralización. Reto por entender

¿HACIA DONDE?
Descentralización:
hacia dónde?

ENTREVISTA
"La desactivación del CND no fue lo más acertado"

DESCENTRALIZACIÓN
El reparto del billete

CANON
El Canon: Realidad y Fantasía

CONFLICTOS SOCIALES
Conflicto en las regiones

PARTICIPACIÓN CIUDADANA
Gobernar es escuchar y compartir

ENTREVISTA
"Siempre hemos sabido juntar esfuerzos y recursos"

ECONOMÍA
Crecimiento en pocas regiones, para poca gente

ZONIFICACIÓN
Poniendo orden en la casa

INTEGRACIÓN REGIONAL
Como integrar regiones

PROPUESTAS
Once propuestas para la descentralización

Infografia central.
PERÚ: País de profundos contrastes

Wikipedia
 
 
CRECIMIENTO
ECONÓMICO:
EN POCAS REGIONES,
PARA POCA GENTE
¿Todo el Perú crece o solo algunas regiones del Perú lo hacen?
¿Llegan los beneficios de ese crecimiento económico a todos los rincones del país? ¿Cómo lograr que el crecimiento económico y sus beneficios lleguen a todas las regiones y provincias?

La economía peruana viene creciendo al 7% anual en los últimos dos años. Pero ese crecimiento se concentra fundamentalmente en Lima y en algunos valles y ciudades de la costa donde se ha desarrollado la agroexportación. Según el Banco Central de Reserva, en Trujillo el empleo en empresas medianas y grandes creció en 18%, en Ica aumentó en 10% y en Lima 6%, pero el empleo disminuyó en Cajamarca (-5,1), Tacna (-3,2) y Pucallpa (-0,1%). En general, las zonas andinas, la selva y el sur se han visto poco beneficiados por el crecimiento reciente. Algunas regiones tienen inversiones mineras y de petróleo, con empresas que hoy registran ganancias espectaculares, pero eso no ha generado empleo ni mejoras para su población. Mientras tanto, Lima vive un boom de la construcción y el comercio, y concentra los principales grupos profesionales y de servicios.

Entre el 2004 y el 2006, según los datos oficiales, la pobreza se redujo en Lima y en la costa, pero prácticamente nada en las zonas rurales, ni en la sierra o selva.

Además, en 6 departamentos la pobreza aumentó, siendo que todos estos departamentos son de la sierra y la selva. El incremento en la pobreza en estos departamentos habrían alcanzado niveles alarmantes, como en el caso de Ayacucho con 12.5% de aumento, Apurímac con 9.6%, o Pasco con 5.5%. Pasco es un departamento tradicionalmente minero, y en Apurímac hay inversiones mineras.

DESCENTRALIZAR LA ECONOMÍA

Mantener un crecimiento desequilibrado, que deja fuera a grandes regiones del país, traerá más migraciones a una Lima que ya padece de gigantismo, y más tensiones y conflictos regionales. El actual estilo de crecimiento, que combina una minería que no genera empleo ni bienestar a su alrededor y un auge del consumo en Lima, reproduce y acrecienta este inconveniente centralismo económico.

Como dice Efraín Gonzales de Olarte, “es necesario un crecimiento más acelerado de las regiones fuera de Lima, en especial de las ciudades grandes como Arequipa, Chiclayo, Iquitos, Huancayo, Cusco, etc., para hacer contrapeso al desproporcionado tamaño de la economía de Lima y, lo más importante, para que se establezca una fuerte articulación entre estas ciudades y sus respectivos entornos urbano rurales, que hoy es muy débil.

Existen dos requisitos para un desarrollo regional y equitativo y para que la descentralización estatal pueda tener bases que la hagan sostenible en el largo plazo:

  1. La generación de centros económicos alternativos a Lima es una condición importante y necesaria. Esto significa un mayor crecimiento de ciudades grandes e intermedias en base a mayor inversión.
  2. La búsqueda de mayores articulaciones comerciales y tecnológicas del resto de regiones con Lima y de cada eje regional con sus respectivos entorno rural o semi rural.

Esta descentralización económica puede y debe ser promovida por gobiernos regionales que se dediquen a promover nuevas industrias, nuevos cultivos y nuevas actividades como el turismo, y que faciliten el avance tecnológico de las pequeñas y medianas empresas y de la agricultura en su región. Pero tales políticas tendrán límites cortos si no van acompañadas de políticas nacionales a favor de la agricultura, el turismo y la industria descentralizada. La construcción de carreteras e infraestructura que conecten a los pueblos del interior, atravesando varias regiones, es también fundamental. Finalmente, el gobierno debe revitalizar la investigación y la innovación regional, para poder aprovechar nuestros recursos naturales y darles valor agregado. Para ello es indispensable una estrategia para la descentralización económica, concertada entre el gobierno central y los gobiernos regionales.

 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 15-Jul-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento