Bajo La Lupa
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 04
 
¿Era necesario el autogolpe de 1992?
¿Robo pero hizo obras?
¿Desconocia los crimenes del Grupo Colina?
 
 
 
 
Portada

Editorial

MEGAJUICIO
Justicia: tarde pero llega.

BALANCE
Lo bueno, lo malo y lo feo.

CORRUPCIÓN
Con las manos en la masa.

DERECHOS HUMANOS
¿El fin justifica los medios?.

DERECHOS SOCIALES
Pobres sin derecho a tener hijos.

ECONOMÍA
Una década que cambió la economía peruana.

ECONOMÍA
Privatizaciones: La economía se volvio grande y ajena.

DEMOCRACIA
Golpe a la democracia.

LA RED DEL PODER

Wikipedia
 
 
LO BUENO, LO MALO Y LO FEO
Es difícil hacer un balance equilibrado del Gobierno de Fujimori. Muchos lo
condenamos como un régimen corrupto y dictatorial. Pero lo cierto es que muchos
también lo defienden, con argumentos como: “acabó con el terrorismo, y si mataron a algunos, total eran terrucos, ellos se lo buscaron”, “recuperó la economía”. Esa es, además, la estrategia de defensa de Fujimori: cada vez que puede, proclama que él salvó al país del caos.
  ¿No te parece extraño que tu padre haya encerradoy torturado a tu madre
por denunciar robos en palacio?
   
         
  Es un asunto entre ellos; yo no intervengo,yo sólo defiendo la inocencia de mi padre, soy congresista por el partido de mi padre, pero repito que no intervengo. Y como hablo suavecito y con cara de nada, la gente me cree.      
       
       
         
   Ampliar 

Fujimori estabilizó la economía y eliminó la hiperinflación. Eso no se puede discutir. Pero lo mismo lograron gobernantes en Argentina, Brasil, Bolivia y otros países latinoamericanos, que mantuvieron la democracia. La década de los 80 había sido muy mala para América Latina y muchos países sufrieron inflaciones altas y caídas económicas fuertes. Luego las condiciones internacionales cambiaron y los capitales empezaron a venir. De esta manera, a partir de 1990, no sólo en Perú, sino en toda la región las cuentas externas que estaban en rojo pasaron al azul.

¿Fue entonces particularmente exitosa la política económica de Fujimori? ¿La estabilización económica fue su exclusivo mérito? ¿O acaso fue sólo parte de un proceso global que se dio en toda la región y que no requería un quiebre de la democracia?. A nivel macroeconómico, el crecimiento del PBI peruano fue en promedio de 4.1% anual entre 1990 y el 2000, bastante menos que en las décadas del 50 (en que el PBI creció en promedio 5% anual) y el 60 (en que creció hasta en 5.9%). Tampoco fue un crecimiento inusual a nivel latinoamericano, especialmente considerando que la economía peruana venía de un foso tan profundo que solo podía ir para arriba, pues el PBI por habitante había caído en nada menos que un 30% entre 1980 y 1990.

Transparencia Internacional calificó a Fujimori entre los 10 presidentes más corruptos de la historia con un robo personal de US$ 600 millones de dólares al Estado.

 

La política neoliberal que aplicó Fujimori, pese a sus promesas electorales de que no lo haría, así como trajo avances en telecomunicaciones y minería, eliminó ramas completas de la industria. Luego de unos años de crecimiento, la economía se frenó nuevamente entre 1988- 99, y el rescate bancario de esos años nos costó a los peruanos US$ 1,000 millones de dólares.

Pero lo que destaca en esta política es que, luego de reducirse brutalmente los salarios con el fujishock, estos han continuado en esos niveles mínimos. Gracias a la destrucción de los sindicatos y la llamada “flexibilización laboral” que ha impuesto las services y negado a los trabajadores cualquier posibilidad de reclamo, los salarios en Lima en el año 2000, al final del gobierno de Fujimori, eran apenas la tercera parte de lo que habían sido 20 años atrás. La pobreza, a su vez, seguía estando por encima del 50%, no habiéndose reducido en todo el decenio fujimorista.

  Los diez gobernantes más corruptos de las últimas décadas
  Nombre Cargo Fondos sustraidos (millones de US$ dólares)
1
Mohamed Suharto Presidente de Indonesia (1967-1998) 15-35 mil millones
2
Ferdinand Marcos Presidente de Filipinas (1972-1986) 5-10 mil millones
3
Mobutu Sese Presidente de Zaire (1965-1997) 5 mil millones
4
Sani Abacha Presidente de Nigeria (1993-1998) 2-5 mil millones
5
Slobodan Milosevic Presidente de Serbia / Yugoslavia (1989-2000) 1000 millones
6
Jean-Claude Duvalier Presidente de Haití (1971-1986)
300-800 millones
7
Alberto Fujimori Presidente de Perú (1990-2000) 600 millones
8
Pavlo Lazarenko Primer Ministro de Ucrania (1996-1997) 114-200 millones
9
Arnaldo Alemán Presidente de Nicaragua (1997-2002) 100 millones
10
Joseph Estrada Presidente de Filipinas (1998-2001) 78-80 millones
Fuente: Transparencia Internacional

¿Cómo es posible, entonces, que Fujimori tenga todavía respaldo en especial entre los sectores más pobres de la población? Porque Fujimori nos hizo creer que la pérdida de empleos y de salario s era algo inevitable que no dependía de sus políticas sino de las fuerzas del mercado; mientras tanto, se dedicaba a inaugurar colegios y repartir alimentos poniendo su nombre en todos los paneles, placas recordatorias y afiches que debían obligatoriamente ponerse en los comedores populares. Y porque nuestros gobernantes por lo general han sido tan incapaces y tan distanciados de la gente del pueblo, que cualquier pequeño beneficio , cualquier pequeña dádiva cuenta mucho y sirve de disculpa para todo. “Fujimori robó, pero al menos visitó mi pueblo y algo nos dio , los otros ni eso” es una frase que millones de peruanos pueden repetir como suya. Pero como dice el refrán popular: “mal de muchos, consuelo de tontos”.

“DERROTÓ AL TERRORISMO”

Fujimori aduce que gracias a su política se derrotó al terrorismo y que para ello, era indispensable el golpe de Estado. Lo cierto es que durante los primeros años de su gobierno, incluso tras matanzas como las de Barrios Altos y La Cantuta, el terrorismo no cedió. En las zonas rurales de Ayacucho y la sierra, Sendero Luminoso ya había sido derrotado por las rondas campesinas, que virtualmente solas, se enfrentaron y vencieron al terror. En el resto del país, Sendero Luminoso se derrumbó rápidamente cuando se logró capturar a Abimael Guzmán y poco después a casi toda la cúpula senderista, pero eso no fue mérito de Montesinos o Fujimori. Fue mérito del equipo GEIN de la Policía Nacional, que desarrolló su campaña contra la subversión basándose no en la violencia ciega, sino en el uso paciente y meticuloso de inteligencia. A estos, los verdaderos responsables de la caída de la cúpula senderista, se les apartó al momento del reconocimiento oficial porque no eran allegados a Montesinos.

Así, ¿sirvió de algo el accionar asesino y clandestino del grupo Colina o, antes de eso, las detenciones- desapariciones y muertes en Ayacucho y tantas otras regiones del Perú? ¿Esas violaciones de derechos humanos ayudaron para pacificar al país? No, todo lo contrario . Esas acciones lo que hicieron fue alejar más a la población del Estado Peruano, justificar el discurso senderista que hablaba del estado genocida, poner a la gente en contra de unas fuerzas armadas que aparecían como asesinas y restar la moral a soldados que tenían que esconder la cara por la naturaleza ilegal de sus actividades. Con esta política tampoco consiguieron “asustar” al senderismo, que respondió con más sangre y brutalidad, como en el coche-bomba contra el edificio de la calle Tarata en Miraflores.

  De novela
Para quienes lo apoyaban, el Chino era inocente de todas las acusaciones que se levantaban en su contra. Una víctima de las torcidas maquinaciones del Doctor, quien se había aprovechado de la confianza en él depositada para corromper su gobierno, en realidad para corromper todo lo que había pasado por sus manos. No es que el Chino fuese un santo merecedor del cielo, razonaban sus adeptos, con seguridad se habría robado algo por aquí y un poco más por allá, como todos los gobernantes de la historia, pero como compensación había acabado con la hiperinflación y el terrorismo, herencias del gobierno anterior, cuando los terrucos se atrevían, en sus narices, frente a palacio, a iluminar el cerro San Cristóbal con la hoz y el martillo. Si a otros les habían perdonado tanta matanza y andaban por ahí de lo más orondos, dando discursos y engañando muchachos, con mayor razón se debía perdonar al Chino, permitiéndole retornar. Claro que la mayoría de la población no comulgaba con estos razonamientos y los procesos contra el Chino avanzaban, aunque al paso lento tan característico del Poder Judicial y superando las maquinaciones de los mafiosos infiltrados por doquier. Estos otros razonaban que si el presidente Chino no se había dado cuenta de cómo el Doctor, su asesor predilecto, se alzaba con el país delante de sus narices, con mayor razón merecía ser juzgado por huevón y por cojudo.
Extracto de la novela “De Milagros y Pendejadas”, de Alejandro Estrada, Ed Horizonte, Lima, 2006.
 

De tal manera que, la derrota del terrorismo y la pacificación del país, no se produjo principalmente por mérito de Fujimori y Montesinos, lo que ayudó a Fujimori fue la captura de Abimael, producto de varios años de esfuerzo previo de inteligencia por parte del GEIN, que rindió sus frutos pocos meses después del autogolpe. Rápidamente, Rápidamente, con la ayuda de su socio Montesinos, montaron una campaña de propaganda para adjudicarse el triunfo, algo que no podía discutirse dado que para entonces la democracia ya había desaparecido y tenían el control casi total de medios de comunicación.

Pero vale la pena detenerse un momento en otra parte del argumento. Supongamos que el asesinato de un niño de 8 años en un patio de Barrios Altos en medio de una pollada ayudaba a derrotar a Sendero Luminoso. ¿Todo vale en la guerra y en el amor? Eso no es verdad ni entre los primates, mucho menos entre los humanos, porque la deshumanización y el abuso del “todo vale” persisten luego de la guerra. La necesidad de limitar los peores sufrimientos que algo tan terrible como una guerra puede provocar, ha hecho que desde el siglo pasado eso no sea permitido internacionalmente ni siquiera en guerras entre distintos países. Hasta en la guerra es mejor mantener valores morales y respetar reglas básicas, como no matar prisioneros indefensos ni disparar sobre la población civil.

"FUE UN DEMÓCRATA"

Alberto Fujimori no solamente se presentaba a sí mismo como el que rescató a la patria del desastre y llevó al Perú a ser, en sus palabras, el “jaguar latinoamericano”. También se la creyó. Envanecido por el poder, que había concentrado en extremo hacia 1995, decidió convertirse en un gobernante eterno. Quiso ser un emperador que gobernaría hasta su muerte, y al que le seguirían sus herederos Keiko y Kenji.

Protesta contra el expresidente Alberto Fujimori frente al Palacio de Justicia, durante la marcha convocada por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.

Para lograrlo, él y Montesinos arrasaron con todo y con todos. Disolvieron el Tribunal Constitucional. Persiguieron a los opositores, no faltando bombas, muertos ni heridos. Compraron medios de prensa y congresistas con millones de dólares de los peruanos. Calumniaron a los que no se vendían. Compraron juristas y procuradores. No hubo artimaña sin utilizar en su obsesiva carrera, primero en la escandalosa reelección de 1995 y luego en la aún más escandalosa “re-re-elección” del 2000.

Por más que una persona pueda ser en algún momento un buen gobernante, la concentración excesiva del poder y la eternización en el cargo, son malas. A la larga, como sucedió con Fujimori terminan generando corrupción, malas políticas y abuso de poder. Las dictaduras casi siempre terminan mal, pero no sólo para sus gobernantes, sino para los propios países, que como el Perú acaban con sus instituciones deterioradas y las divisiones al interior de la sociedad exacerbadas.

"ROBÓ PERO HIZO OBRA"

Cuando Fujimori fue elegido, muchos creímos en su lema de “honradez, tecnología y trabajo” y pensamos que su origen japonés era garantía de eso. Luego, durante su gobierno, no parecía que hubiera tanta corrupción. Tal vez había menos de la micro-corrupción, la del policía y el burócrata de atención al público. Pero la corrupción grande, el robo masivo de cientos de millones de dólares en una sola jugada, vaya que ocurrió. Casos principales: compra de armas, exoneraciones tributarias privilegiadas, rescate bancario , pago de la deuda externa. Para Transparencia Internacional, Fujimori califica entre los 10 presidentes más corruptos de la historia con un robo personal de US$ 600 millones de dólares al Estado. La enorme concentración de poder en Fujimori y un pequeño grupo de allegados, que además controlaban los principales medios de prensa mediante millonario s sobornos, les permitió apropiarse de cientos de millones de dólares mientras aparecían ante la opinión pública como cruzados contra la corrupción.

El mérito principal por la derrota del terrorismo recae en el equipo del GEIN de la Policía Nacional, quienes mediante eficaces técnicas de seguimiento
y un magnífico trabajo de inteligencia apresaron a Abimael Guzmán y la cúpula senderista.

 

Las consecuencias económicas de algunos de estos casos de corrupción los vivimos hasta hoy. La empresa Luchetti, que construyó su fábrica en los Pantanos de Villa gracias a un acuerdo (grabado en video) con Montesinos, ha enjuiciado al Estado peruano ante un tribunal internacional por US$ 150 millones de dólares porque la Municipalidad restauró la legalidad y los expulsó de la zona. Las leyes que permitieron eludir impuestos confirmaron bajo el pretexto de los convenios de estabilidad tributaria (firmados por el gobierno de Fujimori), permitiendo que empresas como Barrick (minera) y Luz del Sur y Edelnor (eléctrica) dejen de pagar cientos de millones de dólares en impuestos. Pero, sin duda, las mayores consecuencias, los mayores daños que el régimen de Fujimori ha causado al país, son morales. El mal ejemplo cunde: si el Presidente manda a sus hijos a estudiar al exterior al costo de cientos de miles de dólares que sus ingresos no pueden justificar; si su socio Vladimiro Montesinos es un funcionario público pero declara ingresos de dos millones de soles anuales cuando todo empleado público sabe que eso es imposible; si la empresa J.J. Camet del ministro de Economía y Finanzas de entonces pasa rápidamente a ser quien gana más contratos de construcción de parte del Estado, pues “¿por qué yo no?” La enorme corrupción de Fujimori ha reforzado la idea presente entre los peruanos de que todos los políticos roban, y de que si uno es afortunado para tener un cargo público, mejor aprovecharlo.

Robó pero hizo obra”: buena frase, pero lo cierto es que al robar desde un alto cargo público, se promueve que otros roben, no paguen impuestos y no respeten la ley. El resultado final es que habrá obras con el nombre del Presidente encima, pero mucho menos desarrollo en el país. El castigo a todos los involucrados en la corrupción, que durante Fujimori incluyeron a él mismo, a Montesinos y a muchos de sus ministros y generales, no sólo es importante, sino más aún, indispensable, como parte de la lucha por limpiar la política nacional del robo y el aprovechamiento personal.

 
       

AÑO 1992

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

24 de marzo
La Primera Dama, Susana Higuchi, denuncia a miembros de la familia Fujimori por actos de corrupción (caso Donación de ropa)..

5 de abril
10 pm. Fujimori anuncia el “autogolpe”. Tanques en las calles.

18 de julio
Se produce la matanza de 9 estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta.

12 de setiembre
Captura de Abimael Guzmán por la DINCOTE, al mando de Ketín Vidal. Vladimiro Montesinos y el SIN. buscarán atribuirse el mérito.

11 de octubre
Atentado contra Palacio de Gobierno. Desde entonces, Fujimori vivirá en las
instalaciones del SIN

13 de noviembre
Un grupo de militares legalistas, dirigidos intentan derrocar a Fujimori.

22 de noviembre
Elecciones para el Congreso Constituyente Democrático, que se instala el 30 de diciembre.

 

AÑO 1993

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 de abril
El caso La Cantuta es denunciado en el CCD.

6 de mayo
El general Robles denuncia la existencia de un “escuadrón de la muerte” en el Ejército.

30 de mayo
Jorge Camet anuncia que se canjearía papeles de la deuda por inversión. Los papeles
suben de 27% a 37%.

28 de agosto
Cambio de gabinete. Se instala el gabinete Bustamante y Bustamante.

1 de octubre
Fujimori revela que Abimael Guzmán propuso la firma de un acuerdo de paz con el gobierno.

31 de octubre
Referéndum constitucional, la Constitución de Fujimori se aprueba con fraude.

29 de diciembre
Fujimori promulga la nueva constitución..

 
   

 

 

Documental “La caída de Fujimori”

HBO - Por Ellen Perry
P01 - P02 - P03 - P04 - P05 - P06 - P07 - P08 - P09
   
 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
Portada | Editorial | Megajuicio-Justicia: tarde pero llega | Balance-Lo bueno, lo malo y lo feo | Corrupción-Con las manos en la masa | Derechos Humanos-¿El fin justifica los medios? | Derechos Sociales-Pobres sin derecho a tener hijos | Economía-Una década que cambió la economía peruana | Economía-Privatizaciones: La economía se volvio grande y ajena | Democracia-Golpe a la democracia | La red del poder | Infografía central
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 15-Jul-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento