BLL
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 05
 
¿Qué sacamos de las cumbres?
¿Sólo la inversión extranjera salvará al Perú?
¿Todos ganamos con los TLCs?
¿EEUU, Europa y China son los mismo para el Perú?
 
 
 
 
Portada

Editorial

GLOBALIZACIÓN
El año de las cumbres

AGRICULTURA
Agro peruano y globalización

TRABAJO
Incertidumbres laborales

TECNOLOGÍA
Tecnología ¿más barata con los TLCs?

CAN Y UE
CAN y Unión Europea ¿más allá de un TLC?

COMERCIO
Ni comercio libre ni comercio justo

GLOBALIZACIÓN
Transnacionales ¿los nuevos virreyes?

MERCADO INTERNO
Una década que cambió la economía peruana

REGIONES
Qué es lo que estamos firmando, se preguntan las Regiones

ALTERNATIVAS
Relaciones económicas para un nuevo Perú

Wikipedia
 
 
EL AÑO DE LAS
CUMBRES
El gobierno aprista busca dar las mejores condiciones posibles a los inversionistas extranjeros y abrir nuestro mercado a sus productos. Para ello, privilegia las relaciones con Estados Unidos, Europa, China y demás potencias mundiales, y
está a favor de todos los acuerdos que quieran plantear. Pero… ¿sólo la inversión
extranjera salvará al Perú? ¿Es mejor importar que producir nacionalmente? ¿Basar nuestra economía en la exportación de oro, cobre y harina de pescado no es una receta sin mayor éxito nuestra historia?

G eorge W. Bush, Nicolás Sarkozy, Rodríguez-Zapatero y Hu Jintao, estarán en Lima este año. El 16 de mayo empieza la cumbre Unión Europea–América Latina, concentrada en los temas de lucha contra la pobreza y medio ambiente, con la asistencia de unos 44 jefes de Estado. El costo fiscal: 37 millones de soles.

Alan Garcia
   Ampliar 

Posteriormente, luego de muchas reuniones preparatorias durante el año, en noviembre se realizará la cumbre presidencial de la Comisión Económica del Asia–Pacífico (APEC), que reunirá también a presidentes de esta zona del mundo, incluyendo Estados Unidos, Japón y China. Pero de ninguna de estas reuniones debemos esperar ninguna decisión importante: el momento central es el de la foto, no el de la firma.

Más importante para la vida diaria de los peruanos son los tratados comerciales y económicos que se gestan. El Tratado de Libre Comercio (TLC) del Perú con los Estados Unidos, ya firmado por ambos países, no entrará en vigencia sino hasta el 2009. Pero este año nuestro país deberá cambiar más de 200 leyes y procedimientos administrativos para cumplir con las condiciones exigidas. El TLC con China ya empezó a negociarse, lo mismo que el llamado “Acuerdo de Asociación” entre la Unión Europea y la Comunidad Andina (Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú).

INDETENIBLE PERO REORIENTABLE

Los hombres y mujeres de todo el planeta quieren interconectarse para aprovechar el conocimiento tecnológico de los otros y gozar de sus sabores y sentires distintos. Ha sido así siempre. Pero la globalización de las últimas décadas, acelerada por los cambios en las comunicaciones y la informática, no ha sido favorable para todos.

Mientras algunos países y personas obtienen grandes beneficios, éstos no llegan a un tercio o más de la población mundial. La concentración de poder y de riqueza se ha acrecentado. Las transnacionales han podido acumular más y elevar sus ganancias, llevando su producción adonde les cobran menos impuestos y donde hay menos reglas de defensa del medio ambiente y los derechos laborales.

  TLC con Estados Unidos: Qué se nos viene

El TLC con los Estados Unidos ya está firmado y posiblemente entre en vigencia el 2009. Cuando esto suceda, ¿qué efectos tendrá?

1. Permitirá que ingresen productos subsidiados por los Estados Unidos haciendo competencia desleal a los agricultores con menor mercado y peores precios. Los que ganarán serán los importadores, como Alicorp, del grupo Romero, que pagarán menos impuestos. El gobierno no tiene
ningún plan para el agro que permita hacer frente a estos problemas.

2. La industria ya ha perdido con la rebaja unilateral de aranceles del 2007 (más de 4 mil partidas). Hemos regalado nuestro mercado a productores extranjeros. Con las ventas que perderán las empresas peruanas se irán también muchos empleos. Dirigentes de la Sociedad Nacional de Industrias afirman que entre 50 a 70 empresas pueden quebrar con
la rebaja de aranceles. ¿Cuántas más con el TLC? El gobierno en vez de negociar acuerdos comerciales recíprocos que favorezcan la creación de empleo en el país, ha preferido decretar aperturas no negociadas que nos perjudican.

3. No habrá mayores beneficios de exportaciones para el país. Con la ATPDEA ya podemos venderles nuestros productos con aranceles (impuestos) rebajados. Esa ventaja la tenemos hace 12 años, y habrá una tercera prórroga. El TLC no nos hará más competitivos.

4. El aumento de precios de las medicinas podría no ser grande. Esto se debe a que los congresistas demócratas cambiaron esa parte del Tratado, aunque ni Toledo ni García movieron un dedo a favor de la salud pública. Todo depende que no nos pasen gato por liebre en los cambios legales
que el Perú está obligado a hacer.

5. Habrá mayor apoyo internacional para la defensa del medio ambiente y los derechos laborales. Aunque Alan García privatice los bosques, exportar madera requerirá que haya cuidado por la biodiversidad. Pero el resultado final depende de que los peruanos estemos vigilantes y activos. Harían bien sindicalistas y medioambientalistas en afinar sus estrategias
ante esta nueva realidad.

6. Cuando tengamos un gobierno interesado en rescatar nuestra riqueza minera, las empresas usarán el TLC como escudo para defender sus intereses. Podrían enjuiciarnos ante tribunales internacionales. Pero ahora no les hace falta: tienen a Alan García.

Se vienen negociando más Acuerdos Comerciales. Algunos de los riesgos, como el aumento de precios de las medicinas –producto de reglas de propiedad intelectual–, regresan mediante el llamado EFTA (que incluye
a cuatro pequeños países europeos incluyendo Suiza) y mientras que en nuestro país seguimos sin política industrial, sin política social y solamente buscando exportar minerales.

 

Al mismo tiempo, continentes enteros como el África retroceden y algunos de sus países colapsan. En Latinoamérica, la desigualdad ha aumentado, la pobreza se ha mantenido y varios países han pasado por crisis de gobernabilidad.

Para los pobres del mundo, los viajes en avión, la computadora, las tomografías y el internet permanecen transfuera de su alcance. Esto se debe a que los avances tecnológicos y las ventajas de la interconexión humana no han sido orientados hacia el bienestar de las mayorías, sino aprovechados para aumentar el poder de los que ya lo concentraban desde antes. Pero eso puede y debe cambiar.

TECNOLOGÍA Y EXPORTACIONES

Lo que debemos discutir como país no es si es mejor incorporarnos o no a esta mayor conexión entre sociedades y economías del mundo, sino cómo sacamos a la globalización el mayor provecho para todos los peruanos, en particular para mejorar la calidad de vida de los más pobres.

Dos elementos pueden traer progreso económico al país: tecnología y exportaciones con valor agregado. Pero no vienen automáticamente con una apertura indiscriminada al exterior. Por el contrario, los productos importados pueden hacer quebrar a fábricas nacionales y empobrecer a los productores agropecuarios. Y a las transnacionales les gusta hacer buenos negocios, pero no comparten así nomás su tecnología. China ha progresado muchísimo, como antes Japón y Corea, y aún antes los Estados Unidos, protegiendo a su industria, buscando que le transfieran tecnología, promoviendo la creación de valor agregado y negociando con firmeza con los demás países. Pero ese no es el camino seguido por los gobiernos de Fujimori, Toledo y García.

En los últimos años la apertura neoliberal ha llevado a un crecimiento económico basado en la explotación de minerales, petróleo, pesca y bosques. Por eso tiene límites, cuando caigan los precios de las materias primas tendremos problemas. Además, todo esto ha producido deterioro ambiental, poca creación de empleo, salarios ínfimos, persistencia de la pobreza y casi ninguna mejora en la educación y la salud.

La entrada en vigencia del TLC con los Estados Unidos y posiblemente con China profundizará los peores elementos del neoliberalismo: sus productos subsidiados entrarán sin ningún control, empobrecerán a nuestros agricultores y frenarán nuestras posibilidades de desarrollo industrial. Asimismo, las reglas de protección a las inversiones dificultarán la transferencia de tecnología y la creación de mayor valor agregado nacional.

Otra economía, más eficaz en reducir la pobreza, es necesaria en el Perú. Para ello requerimos integrarnos al mundo de una manera más inteligente, necesitamos espacios para buscar nuestro propio camino al desarrollo aplicando políticas soberanas, que los TLC nos recortan.

 
  CÓMO SE NEGOCIÓ EL TLC
  Estados Unidos propuso a su Congreso en noviembre del 2003 negociar un TLC con Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia
     
GRUPOS DE TRABAJO PARA LA NEGOCIACIÓN  
         
  Acceso a mercados   Asuntos laborales  
         
  Agricultura   Medio ambiente  
         
  Servicios e inversiones   Solución de controversias  
         
  Competencia   Propiedad intelectual  
         
  Defensa comercial   Capacidad comercial  
         
    EL INICIO
    En el año 2004 EEUU confirmó que negociaría un TLC con Colombia, Ecuador y Perú; Bolivia en calidad de observador.
    LAS 13 RONDAS
    Participaron negociadores oficiales, asesores. Congresistas, represent. Gob. Regionales, Sociedad Civil y Sector privado; entregaron sugerencuas adicionales
       
El TLC con Estados Unidos incluye mucho más que el comercio de exportaciones e importaciones. Incluye 23 capítulos, siendo los centrales los referidos al comercio, la propiedad intelectual, las inversiones y los servicios. Pero además se refiere a regulaciones y condiciones sobre temas laborales y ambientales, afecta las industrias y políticas culturales, etc.
 

DERECHOS Y DEMOCRACIA

Pero no sólo la economía importa. El desarrollo es sobre todo derechos y progreso social. En el Perú, el desprecio de estos aspectos ha marcado la aplicación de un neoliberalismo salvaje: la educación y la salud son la última rueda del coche.

Los derechos sociales y laborales debieran ser parte de un nuevo orden mundial democrático. Pero quienes gobiernan el mundo prefieren hacerlo mediante la imposición por la fuerza y en defensa de sus intereses, como lo demuestra la ocupación de Estados Unidos en Iraq.

Sin embargo, en el mundo también hay una respuesta social: la del movimiento radical alter-globalista (“Otro mundo es posible” es la proclama del Foro Social Mundial) y de los movimientos laborales, ambientalistas y sociales que promueven una globalización más justa y humana.

Estas fuerzas se expresan también en la política. En Latinoamérica han surgido movimientos sociales, fuerzas políticas y gobiernos que cuestionan el dominio imperial y buscan caminos al desarrollo desafiando el neoliberalismo.

La renegociación del TLC se produjo porque los congresistas demócratas en los Estados Unidos recogieron parte de las preocupaciones que generó en nuestro país. Si bien sería preferible que los derechos sociales no estuvieran tan marcados por los tratados comerciales sino que avanzaran gracias a la propia conciencia ciudadana y la aplicación de los convenios internacionales de derechos humanos, lo concreto es que el TLC firmado con Estados Unidos y el Acuerdo con la Unión Europea (en negociación) señalan al Estado peruano un mayor respeto al medio ambiente y los derechos laborales. Nada de esto es ninguna maravilla, pero es una presión importante, más aún cuando tenemos gobiernos que dan poca importancia a dichos derechos.

La globalización tiene, así, varias caras. Oportunidades y amenazas. Pero sobre todo, para quienes queremos un mundo sin pobreza, la globalización exige participar en nuevos espacios: la lucha por la justicia social hoy tiene, necesariamente, un gran componente internacional

ESTABLECER ALIANZAS

Alan Garcia
 

La relación con los Estados Unidos y Europa es seguramente difícil pero indispensable. Dominan el desarrollo tecnológico mundial, son compradores importantes de nuestros productos, tienen enormes recursos económicos y dirigen el mundo. Debemos llegar a un relacionamiento de respeto y beneficio mutuo. Lo que también requiere de un Proyecto Nacional. Ninguno de estos dos requisitos los cumple el actual gobierno.

Aprovechar conexiones para nuestro desarrollo tecnológico, ampliar nuestros mercados y promover en el escenario internacional un cambio para que se privilegien los derechos sociales y la democracia, exigen una estrategia internacional. Esta pasa por resguardar nuestra soberanía en los aspectos claves para nuestro desarrollo y priorizar las alianzas con la Comunidad Andina y Sudamericana, dentro de una política amplia de relacionamiento con el mundo.

Por ejemplo, establecer reglas para la inversión extranjera, que favorezcan la transferencia de tecnología apropiada, resulta más efectivo desde un espacio grande como el andino y sudamericano, que el gobierno aprista desdeña. No debemos olvidar las desafortunadas frases de García buscando acabar con la Comunidad Andina en la relación con la Unión Europea.

HAREMOS OÍR NUESTRA VOZ

Alan Garcia
   Ampliar 

Muchos peruanos y latinoamericanos queremos participar y hacer oír nuestra voz sobre los temas que discutirán los jefes de estado. Por eso organizamos “cumbres sociales” y eventos donde como sociedad civil discutiremos de manera abierta preocupaciones y propuestas. El destino del mundo no es exclusividad de presidentes.

Pero el gobierno amenaza a quienes pensamos distinto, nos llama antipatriotas y quiere boicotear nuestras reuniones. No señor. Defender la patria no consiste en mantenerse callado y avalar tratados que empobrecerán a los pobres en el Perú. La democracia no solo permite, también exige que se manifiesten las opiniones discordantes. Eso vale a escala nacional e internacional, y no da mala imagen quien discute respetuosamente en su casa, sino quien manda a callar de manera autoritaria cualquier voz que no sea la propia.

En este año de cumbres mundiales, mantendremos nuestra necia vocación e insistiremos, de manera abierta y plural, en que Otro Mundo es Posible y que queremos un Perú Nuevo en un Mundo Nuevo.

 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
Portada | Editorial | Globalización | Agricultura | Trabajo | Tecnología | CAN y UE | Comercio | Globalización : transnacionales | Mercado Interno | Regiones | Alternativas
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento