BLL
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 05
 
¿Qué sacamos de las cumbres?
¿Sólo la inversión extranjera salvará al Perú?
¿Todos ganamos con los TLCs?
¿EEUU, Europa y China son los mismo para el Perú?
 
 
 
 
Portada

Editorial

GLOBALIZACIÓN
El año de las cumbres

AGRICULTURA
Agro peruano y globalización

TRABAJO
Incertidumbres laborales

TECNOLOGÍA
Tecnología ¿más barata con los TLCs?

CAN Y UE
CAN y Unión Europea ¿más allá de un TLC?

COMERCIO
Ni comercio libre ni comercio justo

GLOBALIZACIÓN
Transnacionales ¿los nuevos virreyes?

MERCADO INTERNO
Una década que cambió la economía peruana

REGIONES
Qué es lo que estamos firmando, se preguntan las Regiones

ALTERNATIVAS
Relaciones económicas para un nuevo Perú

Wikipedia
 
 
 
 
INCERTIDUMBRES
LABORALES
La globalización es una proceso de consecuencias negativas y positivas; impacta en la economía, pero también en la política, el medio ambiente y la cultura. En lo económico, ha profundizado las desigualdades: favoreceeterminados sectores vinculados con las exportaciones, los servicios y la tecnología de punta,
y limita las posibilidades de progreso a una vasta mayoría del campo y la ciudad sin recursos financieros, tecnológicos y sociales para articularse a los sectores modernos vinculados con la economía global.
  Migración: El drama de Carmen Lozada
Tiene 50 años y hace ocho radica en EE.UU. En Lima, donde llegó de su Iquitos natal, vendía comida. El negocio no iba bien, por lo que decidió irse a Miami. Obtuvo la visa de turista gracias a una feria en esa ciudad; pero, una vez terminada decidió quedarse. Ahora hace de niñera ganando entre US$ 250 a 300 semanales, pero no tiene trabajo fijo por su situación de ilegal. Además, no puede venir a ver a sus dos hijas, ques han solicitado la visa en tres ocasiones, sin éxito. Es paradójico que en un mundo globalizado, en el que los productos circulan libremente gracias a los TLC, las personas no puedan hacerlo mismo. Cada año, Carmen promete a Daniela y Tania, sus hijas, regresar. Promesa que nunca se concreta, pues sabe bien que si viene no podrá entrar de nuevo. A pesar de todo, ella cree que es mejor quedarse que volver. Existen muchos casos similares en casi todos los países del mundo.
 

Por otro lado, la globalización ha facilitado el surgimiento de una “sensibilidad” ciudadana afín a la defensa y promoción de los derechos humanos. Mediante las tecnologías de la información, ciudadanos y organizaciones sindicales de diversos lugares del mundo desarrollan campañas de vigilancia ciudadana y social, denuncian casos de malas prácticas empresariales, vinculan el concepto de “ciudadanía global” con el consumo ético. La defensa de los derechos de obreros y obreras de Taiwán, Managua, Filipinas e Ica por activistas norteamericanos, europeos y asiáticos, ilustra muy bien su carácter diverso y articulado de estos procesos.

El Perú ha estado en el centro de este debate. El año pasado, en el marco de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos, el gobierno tuvo que aceptar la incorporación de un conjunto de estándares laborales como condición para la aprobación del mismo. Esta negociación reflejó en gran medida el intenso debate mundial sobre la necesidad de establecer nuevos mecanismos de regulación globales – a través de cláusulas laborales y ambientales – para limitar el impacto negativo del comercio internacional. Estos esfuerzos nacen de la preocupación que tienen sindicatos y empresas (principalmente del Norte), frente a la competencia desleal que significan las exportaciones de los países en desarrollo hacia sus mercados, realizada con mano de obra “barata”.

Alan Garcia
   Ampliar 

En este escenario, diversos sectores promueven proyectos alternativos para lograr una “globalización con justicia social”. Agencias especializadas como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Banco Mundial y otras, se han manifestado a favor del establecimiento de nuevas reglas para el comercio global que incluyan el respeto de los derechos laborales. Asimismo, en marzo de este año, con la unificación de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL), que alberga a 41 millones de trabajadores, y la Confederación Mundial de Trabajadores (CMT), con 9 millones de afiliados se concretará el mayor esfuerzo de los últimos tiempos por constituir una Central Sindical Internacional, lo cual puede contribuir a plantear respuestas globales para un sistema económico global.

¿QUÉ IMPLICA UN TLC EN MATERIA LABORAL?

“Forzar a un país en desarrollo a abrirse a los productos importados
que compiten con los elaborados por alguna de sus industrias, puede tener consecuencias desastrosas, sociales y
económicas”. Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, El malestar en la globalización.

 

El TLC con EE.UU. cuenta con un capítulo “laboral” que establece una serie de condiciones que ambos países se comprometen a respetar para evitar la “competencia desleal” en el comercio bilateral basada en la mano de obra barata:

  • Los países se comprometen a adecuar sus leyes laborales internas a los derechos fundamentales en el trabajo. Según la OIT, se trata de la libertad sindical y negociación colectiva; la eliminación del trabajo forzoso y trabajo infantil; y la no discriminación e igualdad de trato en el trabajo. Este último derecho –igualdad de trato y no discriminación– fue incorporado en mayo del 2007 con las adendas al TLC, que incluyeron otros estándares relacionados con el trabajo decente: salarios, duración de la jornada laboral y acceso a seguridad ocupacional (BL Nº 2). n Los países se comprometen a cumplir con la legislación laboral interna, y a no modificarla en caso interfiera con los derechos fundamentales y/o afecte el comercio entre las partes.
  • Las controversias laborales pasan primero por un consejo especial de asuntos laborales y se tramitan como consultas a la contraparte gubernamental. Sólo si la respuesta no satisface a algunas de las partes, se procede a activar el sistema de solución de controversias.
  ¿Cuánto empleo generará el TLC con los Estados Unidos?
Según Bruno Seminario y Oswaldo Molina –El impacto del TLC en la situación del empleo en el Perú. Lima: PNUD, Ministerio de Trabajo, 2004. Disponible en: http://cies.org.pe/files/tlc/seminario.pdf–, el TLC con los Estados Unidos tendría un saldo “positivo” de 18 mil 148
nuevos empleos, siempre que los sectores primarios constituyan encadenamientos productivos internos. Esta cifra resulta de la suma del empleos directos e indirectos (85 mil 467) originados por exportaciones a ese país, menos los puestos de trabajo que se perderían (67 mil 319) por las importaciones de EE.UU. El 34% de los empleos en riesgo se concentrarían en el campo y la producción de pequeña escala, los sectores más vulnerables en la estructura económica.
 

En términos generales, en el aspecto laboral, el TLC sólo contribuirá a mejorar las condiciones de trabajo de la población si es que:

  • Se promueve desde el Estado y el sector privado políticas de desarrollo tecnológico y productivo para las empresas con posibilidades de exportar a los Estados Unidos. Este apoyo debe orientarse a aquellos sectores que generan empleo (agricultura, manufactura, servicios, etc.), lo cual implica mayor financiamiento y un trabajo especial con las pequeñas y medianas empresas.
  • Un rol más activo del Estado en la tarea de fiscalizar adecuadamente las condiciones de trabajo en el país.

Las cláusulas laborales del TLC sólo serán útiles en la medida en que las empresas cambien sus prácticas laborales.

 

 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
Portada | Editorial | Globalización | Agricultura | Trabajo | Tecnología | CAN y UE | Comercio | Globalización : transnacionales | Mercado Interno | Regiones | Alternativas
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento