BLL
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 05
 
¿Qué sacamos de las cumbres?
¿Sólo la inversión extranjera salvará al Perú?
¿Todos ganamos con los TLCs?
¿EEUU, Europa y China son los mismo para el Perú?
 
 
 
 
Portada

Editorial

GLOBALIZACIÓN
El año de las cumbres

AGRICULTURA
Agro peruano y globalización

TRABAJO
Incertidumbres laborales

TECNOLOGÍA
Tecnología ¿más barata con los TLCs?

CAN Y UE
CAN y Unión Europea ¿más allá de un TLC?

COMERCIO
Ni comercio libre ni comercio justo

GLOBALIZACIÓN
Transnacionales ¿los nuevos virreyes?

MERCADO INTERNO
Una década que cambió la economía peruana

REGIONES
Qué es lo que estamos firmando, se preguntan las Regiones

ALTERNATIVAS

Relaciones económicas para un nuevo Perú

Wikipedia
 
 
CAN Y UNIÓN EUROPEA
¿MÁS ALLÁ DE UN TLC?
Las negociaciones en el marco del Acuerdo de Asociación entre los países de la Comunidad Andina de Naciones y la Unión Europea (AdA CAN – UE), que se inició en setiembre del año pasado, suponen un gran desafío para los sudamericanos.

Se trata de un Acuerdo de Asociación, que incluye tres pilares : Diálogo Político, Cooperación y Comercio. El gran reto de este acuerdo es que los intereses del pilar de comercio –en el que la UE ha expresado interés en promover una zona de libre comercio–, no terminen afectando las oportunidades de desarrollo de cada país.

Alan Garcia
   Ampliar 

Y aunque los funcionarios de la UE digan que no se trata de un TLC, el pilar comercial constituye un TLC en sí mismo, por ello, el reto del AdA supone que el comercio no afecte los principios de democracia, acceso y goce de derechos, que lideran los otros dos pilares. En ese sentido, existe gran preocupación de que la cooperación termine siendo un mecanismo de facilitación del comercio o se restrinja a un mecanismo para compensar los efectos nocivos del comercio.

También, a no imponer un modelo de acuerdo comercial tipo OMC plus, a cambio de acceso a mercados. Para ello, se requiere que en el pilar comercial la UE no imponga lo mismo que los EE.UU. en el TLC: cambio de acceso de nuestros productos a su mercado, por compromisos en inversiones, servicios, compras públicas y propiedad intelectual que no logran acuerdo en las negociaciones en la OMC y que limitan las estrategias nacionales de desarrollo.

Existe gran preocupación de que la cooperación termine siendo solo un mecanismo de facilitación del comercio.
 

Existen inmensas asimetrías entre las dos regiones, entre países y al interior de éstos, que deben ser atendidas mediante la aplicación del Trato Especial y Diferenciado (TED). Esta negociación reconoce las asimetrías entre los países, ante ello se ha propuesto el reconocimiento de estas diferencias, para lo cual se propiciará un acuerdo con distintas velocidades de apertura, según los niveles de desarrollo de los países.

En este contexto, los países andinos, en especial Bolivia y Ecuador, deberán recibir un Trato Especial y Diferenciado (TED) que les permita un verdadero aprovechamiento del AdA. La experiencia que nos ha dejado la negociación con los EE.UU. nos dice que mayores plazos de desgravación no son suficientes. El TED debe expresar distintos tipos de compromisos e incluir la aplicación de excepciones y reservas de carácter general.

  La Comunidad Andina y el ATPDEA

El ATPDEA son las preferencias arancelarias que Estados Unidos ha otorgado a los cuatro países andinos con el compromiso de la lucha contra las drogas. Nos da un acceso amplio al mercado norteamericano, que ha favorecido nuestras exportaciones de textiles y productos agrícolas, sin incluir lo malo del TLC.

Al cierre de esta edición se discute nuevamente su renovación. A los países andinos nos conviene que esta renovación sea por un periodo amplio, sobretodo a Colombia, Ecuador y Bolivia que no tienen TLC.

Buscar la renovación del ATPDEA por varios años podría unir a los países andinos. Pero el gobierno de García públicamente afirma que prefiere la renovación solo por un año. Todo por afirmarse como el preferido Bush y golpear a Evo Morales y Rafael Correa.

 

Promueve la Integración Andina, pero también puede afectarla definitivamente. El mandato de la negociación obliga a los cuatro países andinos a negociar en bloque. Sin embargo, este es un proceso difícil para los andinos, quienes tienen distintos niveles de apertura y por lo tanto distintos pisos para el inicio de las negociaciones, ya que Perú y Colombia negociaron el TLC con los EE.UU., mientras que Ecuador y Bolivia no han asumido estos compromisos de apertura. Por otro lado, existen distintas visiones sobre las estrategias de desarrollo entre los países andinos. Así, mientras que Perú y Colombia están abriendo aceleradamente sus economías, Ecuador y Bolivia han expresado su apuesta por negociar un acuerdo con la UE, que no se asemeja los compromisos de un TLC con EE.UU.

La insistencia de la UE por impulsar una sola posición andina entre los cuatro países, tiende a obligar a la armonización de las posiciones entre ellos, y con ello la presionar a que Ecuador y Bolivia asuman posturas cercanas a las que Perú y Colombia asumieron en TLC con los EE.UU. Con esto, su compromiso por impulsar un verdadero trato de las asimetrías sería muy limitado, y no pasaría del discurso.

En este contexto, el comportamiento del presidente García es nefasto. Él, lejos de apostar por una posición conjunta y alternativa que refuerce el proceso de integración andino, ha dado la espalda a sus socios de la región proponiendo la negociación bilateral entre Perú y la UE, lo que podría terminar por acelerar la fragmentación de la ya golpeada Comunidad Andina.

 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
Portada | Editorial | Globalización | Agricultura | Trabajo | Tecnología | CAN y UE | Comercio | Globalización : transnacionales | Mercado Interno | Regiones | Alternativas
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento