BLL
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 05
 
¿Qué sacamos de las cumbres?
¿Sólo la inversión extranjera salvará al Perú?
¿Todos ganamos con los TLCs?
¿EEUU, Europa y China son los mismo para el Perú?
 
 
 
 
Portada

Editorial

GLOBALIZACIÓN
El año de las cumbres

AGRICULTURA
Agro peruano y globalización

TRABAJO
Incertidumbres laborales

TECNOLOGÍA
Tecnología ¿más barata con los TLCs?

CAN Y UE
CAN y Unión Europea ¿más allá de un TLC?

COMERCIO
Ni comercio libre ni comercio justo

GLOBALIZACIÓN
Transnacionales ¿los nuevos virreyes?

MERCADO INTERNO
Una década que cambió la economía peruana

REGIONES
Qué es lo que estamos firmando, se preguntan las Regiones

ALTERNATIVAS

Relaciones económicas para un nuevo Perú

Wikipedia
 
 
CUIDADO CON EL
MERCADO INTERNO
El año pasado, el gobierno rebajó aranceles que protegían a nuestra industria. La Sociedad Nacional de Industrias (SIN) protestó y advirtió que varias decenas de fábricas podían cerrar. Así pasó en efecto con las reformas de Fujimori y Boloña, cuando quebraron muchas industrias. Pero el gobierno siguió adelante. Fue como adelantarse al TLC regalando la posibilidad de que otros países entren a nuestro mercado, aunque ellos no nos hayan abierto las puertas del suyo a nuestros productos. ¿Tiene esto lógica?

Los defensores del TLC dicen que los países con mayor apertura comercial y menores aranceles han crecido más. Pero investigaciones como las llevadas a cabo por Rodrik y Rodríguez de la Universidad de Harvard muestran claramente que no es así, y el mismo Banco Mundial ha reconocido este hecho.

RUBROS EN LOS QUE LEGISLARÁ EL ESTADO
El TLC requerirá cerca de 226 cambios distribuidos en 7 áreas
  FACILITACIÓN DEL COMERCIO: Simplificación de los procesos para la exportación de productos (ventanilla única).  
  MEJORA DEL MARCO REGULATORIO, Simplificación para todos los sectores  
  MEJORA DE LA ADMISNISTRACIÓN DE JUSTICIA EN MATERIA COMERCIAL. Reducción de plazos para la resolución de controversias  
  PROMOCIÓN DE LA INVERSIÓN PRIVADA. Reducción de impuestos para reinversión de utilidades.  
  IMPULSO A LA INVERSIÓN TECNOLÓGICA. Creación de sistemas electronicos (Indecopi-mesa de propiedad intelectual).  
  PROMOCIÓN DEL EMPLEO Y LAS MICRO EMPRESAS. Modificación a la Ley MYPE: Incentivos para la formalización.  
  FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL DE LA GESTIÓN AMBIENTAL. Legislación ambiental: Lucha contra la tala ilegal, etc.  
Fuente: Proyecto de Ley1979 (aprobado el 14-12-2007)
 

Un país debe buscar la ampliación de los mercados para sus productos, ya que mientras mayores son los mercados, más posibilidades hay para el desarrollo de nuevas industrias y el avance tecnológico. Los mercados deben ser tanto los de otros países como los del propio; pero el nacional guarda una importancia especial precisamente porque puede ser regulado para promover industrias y proteger a la agricultura, de donde viven amplios sectores de la población.

La importancia del mercado interno implica la organización de toda la actividad productiva en el país, bajo un proceso productivo integrado que satisfaga la necesidad de los diferentes sectores nacionales.

El mercado interno se basa en dicha demanda, para lo que requiere además, de trabajadores justa y adecuadamente remunerados, pues ellos son el núcleo de la demanda interna.

Así, una economía que puede basar su crecimiento en su mercado interno es una economía integrada que es capaz de producir no solo materias primas o alimentos para exportar, sino que también puede producir máquinas modernas para su propia industria.

  ¿Que es una transnacional?

Si bien el comercio internacional puede traer ventajas a los países, un tema que debe tomarse en cuenta son los grandes costos económicos y sociales que pueden generarse cuando las nuevas reglas económicas empujan a la quiebra a sectores empresariales, al mismo tiempo que benefician a otros.

La teoría neoliberal establece que los países obtienen ganancias del comercio internacional si se especializan en aquello en lo que tienen ventajas comparativas.

Pero el pasar de producir “A” a producir “B” es enormemente costoso en términos económicos –máquinas y fábricas que quiebran, como sucedió con el ajuste de la década de 1990– y en términos sociales –desempleo, calificaciones técnicas y profesionales que ya no son más útiles, etc.-.

Así pues los países deben ser muy cuidadosos al momento de discutir estos procesos de apertura comercial, pues se requiere de un conjunto de medidas para facilitar la reconversión laboral y evitar los efectos sociales más perversos del cambio.

En países en los cuales la desigualdad es muy grande y hay grandes sectores sociales excluidos, las negociaciones comerciales internacionales deben poner especial cuidado en no afectar negativamente a estos sectores exponiéndolos a nuevas reglas de juego, sobretodo si en casos como el agropecuario se da además una competencia desleal.

Sin este necesario cuidado, las situaciones de pobreza, desigualdad y exclusión pueden empeorar.

 

Ello no implica una economía cerrada, sino abierta al mundo, que diversifica su producción, pero que desarrolla y preserva su producción industrial y de maquinarias. Todo esto requiere bastante más que empresas y empresarios. Se necesita un sistema educativo efectivo que produzca ciencia, científicos y profesionales.

BUSCANDO EXPORTAR

Existen diversas formas de promover las exportaciones, incluyendo la mejora de la infraestructura, la organización de cadenas productivas, el facilitar el crédito y otros servicios financieros, la promoción de la innovación tecnológica, las misiones comerciales y demás formas de promover las ventas de productos peruanos en el exterior, el establecimiento de zonas francas, etc. Todas estas medidas, a diferencia de los TLC, promueven las exportaciones sin sacrificar el mercado interno.

En el caso del TLC con Estados Unidos, los principales productos de exportación peruanos que ya están ganando mercados con el ATDPEA son: materias primas o productos semi-elaborados (como los cátodos de cobre o el petróleo) que hoy pagan aranceles muy bajos para entrar a los EE.UU. y no han generado eslabonamientos productivos y tecnológicos importantes; productos que ya no incorporan nuevas tecnologías y que van a sufrir una competencia internacional muy dura, como los textiles, y productos de agroexportación basados en nuestros recursos naturales, pero con posibilidades muy limitadas de generar una dinámica de cambio tecnológico que impulse el conjunto de la economía.

En cambio, la apertura de nuestro mercado a las importaciones de los EE.UU. implicará que no podamos desarrollar una industria, inicialmente orientada al mercado nacional o a un mercado regional andino, que sea el motor del avance tecnológico, ya que no será posible competir con quien tiene un avance tecnológico muy grande.

Palabra de experto
 
“Forzar a un país en desarrollo a abrirse a los productos importados que compiten con los elaborados por alguna de sus industrias, puede tener consecuencias desastrosas, sociales y económicas”.
Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, El malestar en la globalización.
 
  Experiencia internacional

Con respecto al comercio, Inglaterra y Estados Unidos, que son actualmente los más estridentes misionarios del libre comercio, usaron activamente políticas proteccionistas durante los primeros años de su desarrollo.

En el siglo 18, por ejemplo, Inglaterra introdujo políticas de protección frente a importaciones y de promoción de exportaciones para enfrentarse al reto de la supremacía industrial de Holanda y Bélgica, políticas que Japón y otros usarían con mucho éxito en las décadas posteriores a la II Guerra Mundial.

El premio al proteccionismo, sin embargo, se lo llevan los EE.UU. Tenían la economía más protegida del mundo entre la mitad del siglo XIX y la Segunda Guerra Mundial. (solo Rusia, durante un breve periodo a comienzos del siglo segundo, tuvo una economía mas protegida). Los EE.UU. también fueron el origen intelectual de la protección de la industria naciente, una estrategia luego adoptada por Alemania y Japón.

Entre los países en desarrollo, los mayores crecimientos posteriores a Segunda Guerra Mundial corresponden a países que no adoptaron el libre comercio. Hong Kong y Singapur son las excepciones, Corea, Taiwán y Brasil, países que crecieron de manera impresionante entre los años 60 y 70, se beneficiaron significativamente e políticas estratégicas de comercio, con los dos primeros países continuando su crecimiento económico bajo las mismas políticas en los 90s.

China e India también han practicado comercio estratégico con grandes beneficios. En diferentes medidas, todos estos países han combinado protección arancelaria, subsidios y promoción de exportaciones, de manera muy parecida a lo que hicieron los países hoy industrializados durante su desarrollo.

Textos tomados (traducción propia) de “Reclaiming development”, Ha-Joon Chang e Irene Gabel, Global issues, Zed books ltd, 2004.
 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
Portada | Editorial | Globalización | Agricultura | Trabajo | Tecnología | CAN y UE | Comercio | Globalización : transnacionales | Mercado Interno | Regiones | Alternativas
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento