Bajo La Lupa
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 06
 
¿Cuanto nos cuesta la contaminación?
¿Será eficaz el Ministerio del Medio Ambiente?
¿Tendremos futuro sin agua?
 
 
 
 
En este número
 
Portada

Editorial
AMBIENTE COMPLETO

¿CUAL ES LA RAZA DEL PERRO?

¿EN QUÉ CIUDADES QUEREMOS VIVIR?

BAJO LA SOMBRA DEL BOSQUE

BIOPIRATERIA

Conservación:
¿CÓMO SE COME ESO?

AGUA
La tormenta que se viene

AGRICULTURA Y ECOLOGÍA DE LA MANO

MINERÍA, PETROLEO Y AMBIENTE

EL MEDIO AMBIENTE Y EL TLC PERÚ - EEUU

GOBERNANDO EL MEDIO AMBIENTE

¿QUÉ QUEREMOS DEL MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE?

10 Recomendaciones para cuidar el Medio Ambiente

Wikipedia
 
 
Bajo La Lupa
¿Cuál es la raza del perro?
DEL PERRO DEL HORTELANO Y SUS CONTINUAS MUTACIONES

Cuando el Presidente García publicó en octubre de 2007 su primer artículo denominado “El síndrome del perro del hortelano”, parecía querer plantear su muy personal visión de desarrollo a partir del aprovechamiento intensivo de los recursos naturales renovables y no renovables, sustentado a su vez en principios de propiedad privada y gran empresa, entendidos, dogmáticamente, como los únicos capaces de generar inversión y rentabilidad. Todo lo que no respondiera a esa lógica se adjetivaba como “ideología superada” y llevaba, a quienes pensaran distinto, a ser calificados como “perros del hortelano”. Absolutamente lineal y cuestionable, pero en todo caso una mirada presidencial que no deja dudas de adonde apunta.

Tan claro fue que las mejores expresiones de la lógica presidencial no se hicieron esperar: Propuesta para declarar de interés nacional yacimientos mineros; proyecto para otorgar terrenos en venta para actividades de reforestación y agroforestería, también llamado “Ley de la Selva”; iniciativa para otorgar derechos en tierras inundables y restingas, entre otras.

Cuando en noviembre del mismo año publica el segundo artículo denominado “Receta para acabar con el perro del hortelano”, el objetivo cambió. El mismo calificativo pareció tener nuevos destinatarios. Se extendió al propio Estado, por ser controlista, burocrático, incapaz de gestionar y compuesto por empleados públicos adormilados. No es gratuito que ahora se plantee la venta de inmuebles ocupados por importantes entidades –PCM, Ministerio del Interior- para ser transferidos a los inversionistas inmobiliarios que cual “perros de presa” -pues ellos no califican de hortelanos- esperan ansiosos tal decisión.

Parecía haber terminado, pero no. En marzo de este año publica el Presidente García su tercer artículo, ahora con el título “El perro del hortelano contra el pobre”. Considerado un “listado de lavandería del gasto social” –Alvarez Rodrich dixit - el artículo encuentra una nueva víctima para los calificativos presidenciales. Perro del hortelano es ahora el que, desde su punto de vista “niega la realidad que ve” en relación a los gastos del Estado a favor de los pobres.

Los artículos parecen haber evolucionado de un deseo a una pataleta. De una particular visión desde los recursos a una reacción desde la zona hepática. Descalifico al que no juega mi partido, al que discrepa de las reglas que impongo, el que niega mi papel de entrenador, jugador, árbitro y juez asistente. ¿Habrá un siguiente artículo? Sólo el hígado lo dirá.

Intentemos entonces volver al primer artículo y volvamos a analizar la visión presidencial, la misma que gira alrededor del recurso forestal, la tierra, las minas, el petróleo y la pesca y reflexionemos a partir de algunos de dichos temas.

Sobre los bosques y la amazonía señala que se debe hacer reforestación en los ocho millones de hectáreas destruidas, pero para ello se necesita propiedad, única manera de conseguir inversión formal de largo plazo y de alta tecnología. Frente a ello se menosprecia y ningunea al régimen actual, de concesiones, creado para el manejo del bosque natural, incluso contradiciendo las obligaciones del Estado peruano alrededor del TLC con los Estados Unidos y que obliga a fortalecer dicho régimen.
  

 
¿Quién se opone a la exploración de petroleo en el Candamo? ¿El perro del hortelano?
  No.
Somos el oso, la nutria, el caiman, el paiche y el guacamayo, del hortelano

  
La debilidad del planteamiento presidencialse da en el hecho que:

El régimen de concesiones no opera adecuadamente, no por culpa o debilidad del marco legal o del instrumento denominado “concesión”, sino porque el Gobierno no ha sido capaz de poner en marcha los elementos que debían acompañar a éste: Concursos transparentes continuos, registros públicos que otorguen seguridad jurídica, incentivos, fiscalización oportuna y eficaz y sanciones para el cumplimiento, penalización de prácticas de tala ilegal, etc.

La promoción de la reforestación en las áreas deforestadas no se logra por el simple hecho de dar propiedad sobre las tierras, por cuanto:

  • El objetivo de la reforestación no es únicamente comercial. La reforestación tiene también objetivos de recuperación ecosistémica, de protección de la diversidad biológica y de prestación de servicios ambientales.
  • Debe precisarse con claridad qué es una tierra deforestada, ya que el bosque amazónico tiene muchos estadios intermedios denominados purmas, juveniles, bosque secundario, etc.
  • No existen en la amazonía áreas deforestadas en grandes extensiones, siquiera en medianas.
  • Parte de las áreas deforestadas tienen derechos pre-existentes, titulados en muchos casos y en otros colonos que tienen derechos de posesionarios.
  • Cualquier incentivo que se otorgue para la promoción de actividades de reforestación requiere el cumplimiento de condiciones básicas; compromiso de inversión, viabilidad de la plantación, no cambio de uso del suelo, entre otras.

Sobre la minería señala que la destrucción del medio ambiente es un tema del siglo pasado. Los problemas ambientales de hoy son por las minas de ayer. Quizás sobre ello no hay mucho que decir y bastaría invitar al gobierno a mudar Palacio, la casa presidencial y las sedes ministeriales a Choropampa, donde Yanacocha y la súper moderna Newmont derramaron mercurio, y a mudar a sus familias a la zona donde ha explorado Minera Majaz, que ha dejado impactos en esta etapa inicial y ha provocado una sanción de OSINERGMIN.

Para García son perros del hortelano aquel que denuncia abusos y riesgos de la actividad minera, los que defienden la pluriculturalidad y el respeto a las instituciones campesinas y nativas.

En el caso de la pesca y la promoción de actividades acuícolas, plantea su promoción en contraposición a las actuales actividades de pesca artesanal, que en su opinión se resiste a la competencia bajo la lógica de proteger “el sagrado mar de Grau”. Nada más equivocado. Los pescadores artesanales no se resisten a actividades acuícolas, se resisten en cambio a la pesca industrial y su procesamiento; a que la flota industrial ingrese a las zonas destinadas al pescador artesanal; a la contaminación de las bahías sin límites permisibles, con emisarios submarinos que intentar esconder, sin éxito, la contaminación que producen; a la alteración de los ciclos reproductivos que la capacidad de sobrepesca genera; a la flota vikinga. Sobre eso no se dice nada. Esos son nuestros actuales inversionistas pesqueros.

El perro del hortelano en su primera versión esconde un mensaje. Las organizaciones sociales, las instituciones privadas, los ciudadanos y otros actores que desde distintas aproximaciones intentan construir una visión de desarrollo para el país que incorpore consideraciones ambientales y sociales, reman, para el Presidente, contracorriente.

Estos grupos en cambio lo ven de otra manera. Incorporar consideraciones ambientales y sociales permite que el desarrollo se sustente en un aprovechamiento racional e inteligente de los recursos naturales, tomando el rendimiento, sin terminar con el capital. Quien plantee “comerse” el capital, es decir la base de los recursos naturales que sustentan el crecimiento, sin permitir la capacidad de regeneración se convertirá más bien en una nueva versión del “perro del hortelano”, no por ideología, sino por que impidió que generaciones futuras se sigan beneficiando de éstos, es decir comió tanto que no permitió a nadie más comer, ni hoy, ni mañana.

 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento