Bajo La Lupa
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 06
 
¿Cuanto nos cuesta la contaminación?
¿Será eficaz el Ministerio del Medio Ambiente?
¿Tendremos futuro sin agua?
 
 
 
 
En este número
 
Portada

Editorial
AMBIENTE COMPLETO

¿CUAL ES LA RAZA DEL PERRO?

¿EN QUÉ CIUDADES QUEREMOS VIVIR?

BAJO LA SOMBRA DEL BOSQUE

BIOPIRATERIA

Conservación:
¿CÓMO SE COME ESO?

AGUA
La tormenta que se viene

AGRICULTURA Y ECOLOGÍA DE LA MANO

MINERÍA, PETROLEO Y AMBIENTE

EL MEDIO AMBIENTE Y EL TLC PERÚ - EEUU

GOBERNANDO EL MEDIO AMBIENTE

¿QUÉ QUEREMOS DEL MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE?

10 Recomendaciones para cuidar el Medio Ambiente

Wikipedia
 
 
Bosques - Bajo La Lupa
Bajo la sombra del bosque

Concesiones, plantaciones, venta de tierras, palma aceitera, cedro y caoba, TLC, Ley de la Selva, regiones, biocombustibles, desarrollo, servicios ambientales, deforestación evitada, captura de carbono, perros del hortelano. Son muchos los términos, mayores las tensiones y cada vez más habituales los conflictos cuando se habla de bosques y especialmente del bosque lluvioso en la amazonía peruana.

El Perú es el segundo país con mayor cobertura forestal en América Latina, luego de Brasil, y el octavo en el mundo. Cuenta con casi 69 millones de hectáreas de cobertura forestal, se calcula que existen más de 9 millones de hectáreas deforestadas. El 80% del territorio corresponde a tierras aptas para la producción forestal, pero este potencial no se refleja en la economía, ya que aporta menos del 1% al PBI nacional.

La explicación a esta eventual contradicción entre potencial del recurso y marginalidad de la actividad está en distintas fuentes: políticas que han promovido la colonización de la amazonía sin considerar la fragilidad del ecosistema; normas de promoción de la actividad agraria que incentivan el uso del suelo con fines agrarios más que la actividad forestal; inexistencia de financiamiento para la actividad forestal; institucionalidad débil y afectada por la corrupción; legislación forestal perversa (de 1975 al 2000) y promotora de prácticas de habilitación y enganche en desmedro de las poblaciones más pobres. La razón última es la falta de una visión de país y la inexistencia de políticas de Estado y objetivos claros en relación a la amazonía y el potencial de los bosques.

Ni siquiera la elaboración de la Estrategia Nacional Forestal 2002 - 2021, aprobada oficialmente durante el Gobierno de Toledo, o el Plan Nacional de Reforestación 2005-2024, permiten afinar el objetivo y trazar las acciones para definir una meta común.

EL NINGUNEADO SECTOR FORESTAL

Se pensó que con la Ley Forestal, del 2000, se promovería un manejo adecuado del bosque. Moderna para algunos, cuestionada por otros, introdujo una serie de conceptos novedosos: Ordenamiento forestal (y la creación de Bosques de Producción Permanente), concesiones, manejo forestal sostenible, certificación de bosques manejados, incentivos, aprovechamiento de recursos no maderables, ecoturismo y servicios ambientales, etc.

Sin embargo, el presidente García señala que “hoy sólo existen las concesiones que dependen de la voluntad del gobierno y del funcionario que puede modificarlas. Por eso nadie invierte ni crea un puesto de trabajo (…) en su mayoría esas concesiones rapiña sólo han servido para sacar la madera más fina, deforestar y abandonar el terreno”. Esto desconoce que es la inacción de su gobierno la que impide un adecuado funcionamiento del sistema, al no poner en vigencia los elementos que debían acompañarlo: financiamiento, registro, fiscalización y sanción, concursos transparentes y continuos. Pura y simple voluntad política.

Extraña contradicción gubernamental: ningunear el régimen forestal, pero a su vez obligarse con el gobierno de los Estados Unidos, a través del TLC, a fortalecer el sistema, mejorar la institucionalidad forestal, perseguir la tala ilegal y penalizar el comercio ilegal de productos forestales.

 
  LA DEFORESTACIÓN COMO CAUSA DEL CAMBIO CLIMÁTICO
  No solo las industrias (petroleras, gasiferas y mineras) emiten gases que contribuyen al calentamiento. La deforestación indiscriminada es otra fuente de contaminación
 
Proceso natural
  Efectos producidos por el hombre
 
EL CIELO DE AGUA
  El agua de las montañas genera humedad la cual es capturada por las hojas de los arboles y enviada en forma de vapor a la atmósfera para la formación de nubes
 
LA ATMÓSFERA
 
  Es la envoltura gaseosa que rodea la Tierra y sirve como filtro de los rayos solares.  
 
DIOXIDO DE CARBONO
 
  Alrededor del 22% de la actual concentración de CO2 en la atmósfera existe debido a estas actividades humanas.  
 
 
AGUA DEL SUBSUELO
Las raices de los árboles absorven el agua acumulada en la subsuelo producto de las lluvias.
CALENTAMIENTO
La energía solar es atrapada por el dioxido acumulado. En algunos países de Europa el calentamiento provoca incendios, que a su vez provocan reales calentamientos.
LOS INCENDIOS  
No solo el CO2 es liberado, también se produce el metano que también se almacena en la atmósfera  
SUELO EROSIONADO
La desestabilización de las capas freaticas hace que el suelo se haga esteríl.
 
ÁRBOLES TALADOS
Al no existir árboles no hay absorción de CO2, y por lo tanto continua acumulandose en la atmosfera.
  EL HOMBRE COMO PRINCIPAL DEPREDADOR
  Primero los incedios en la selva para expandir el agro, crear asentamientos humanos, extraen ilegalmente la madera. Otros factores son la minera, la extración del petróleo y el narcotráfico.
Taladores ilegales Traficantes de tierra Agricultores migratorios
 

LA LEY DE LA SELVA

Todos parecen haber olvidado que hacia finales del gobierno de Toledo, en julio del 2006, el Congreso aprobó la Ley de Promoción de las Inversiones en Reforestación y Agroforestería.

Esta ley –llamada por el entonces congresista Javier Diez Canseco la “Ley Romero”, en alusión a las inversiones del grupo Romero en plantaciones de palma aceitera en la amazonía y al supuesto interés en esta norma–, sacó la promoción de plantaciones forestales con fines comerciales del ámbito de la Ley Forestal y del INRENA, porque ambos le resultaban incómodos a los potenciales inversionistas. Se dejó a la actividad de reforestación en un limbo jurídico e institucional, sujeto al control de Proinversión, que carece de la especialidad y experiencia para asumir esta tarea. Ello puso en evidencia una visión de la amazonía como simple proveedora de madera.

Lo que no lograron los promotores de la ley es que se aprobara la venta de tierras en la amazonía con fines de reforestación. Ante la oposición de un grupo importante de congresistas se optó porque el derecho a otorgarse sea el de concesión, que permite al Estado una mayor supervisión y, de ser necesario, la sanción.

Sin embargo ello no quedó ahí. Basado en la posición presidencial expresada en la serie de artículos sobre el llamado “perro del hortelano”, el Poder Ejecutivo presentó el Proyecto de Ley 840-2006-PE, que retoma la iniciativa de la venta de tierras. Este proyecto, al que se le ha denominado “Ley de la Selva”, ha generado la oposición del Consejo Interregional de la Amazonía (CIAM) y ha motivado una consulta pública en Loreto.

“El 92% de los bosques peruanos (67.2 millones de hectáreas), se encuentran ubicados en la región amazónica. Y la mayor concentración
de flora y fauna silvestre están en los bosques húmedos tropicales”.

La oposición a la “Ley de la Selva” se sustenta en las pocas consideraciones ambientales y sociales del proyecto. Entre otros aspectos:

  • No garantiza la integridad del bosque natural, repitiéndose la mala experiencia de derechos para reforestar otorgados en Jenaro Herrera y Yaquerana (Loreto), donde se verificó la existencia de una importante cobertura de bosque primario.
  • No queda preciso lo que se considera un área deforestada o degradada.
  • No se reconoce la existencia de derechos preexistentes, propietarios, colonos, ribereños, ni comunidades.
  • No se establecen las condiciones mínimas que debieran cumplir los beneficiarios de estas áreas.

No obstante estos reparos, el Ejecutivo siguió insistiendo con su propuesta, y con el apoyo del Congresista Franklin Sánchez, Presidente de la Comisión Agraria, ahora tienen como propuesta un texto lleno de parches, que intentaría, según éste, satisfacer a todos, pero que en realidad pareciera no satisfacer a nadie. Al cierre de esta edición se reuniron en Puerto Maldonado los Presidentes de los Gobiernos Regionales de la amazonía, con el Presidente del Consejo de Ministros, y según este último se habían puesto de acuerdo con el Proyecto 840. ¿Será cierto ello?.

LA DEMANDA REGIONAL

El 2002 se dictó la denominada Ley Orgánica de Gobiernos Regionales, que precisa las competencias y funciones de éstos. Una de ellas es la de otorgar concesiones, permisos y autorizaciones en materia forestal y supervisar el cumplimiento de estas normas.

Esta función sin embargo sigue sin ser transferida. Desde el gobierno central se adoptan medidas que, bajo la excusa de regular otros temas – plantaciones forestales (a las que consideran cultivos, cual alcachofas o espárragos) o biocombustibles–,ingresan indebidamente a la competencia que las regiones reclaman sea finalmente transferida.

Aunque en el discurso se diga lo contrario, no pareciera existir la suficiente voluntad política para terminar con el proceso. Ello está en la base de las actuales tensiones alrededor del bosque.

El bosque tiene cara de madera, es lo que el gobierno plantea. Tiene cara de ecosistema, servicios, captura de carbono, localidades, subsistencia, es lo que los grupos en la amazonía reclaman. El bosque todavía no da la sombra que genera el sosiego. Queda mucho por hacer.

 

  
DE MADERAS FINAS, CUOTAS Y TLC

Tráfico de madera

En enero de este año pasó desapercibida la presencia de una numerosa delegación de representantes del gobierno de los Estados Unidos, que con el viceministerio de Comercio avanzan en el proceso de implementación del TLC, condición previa para la vigencia plena del acuerdo comercial, calculada para el año 2009.

La implementación tiene como objetivo plantear una línea base a partir de la cual, en aplicación del TLC, empiezan a regir las obligaciones. Para ello se elabora una matriz o check list.

¿Es relevante este proceso en la mejora del sector forestal en el Perú?

Mucho, por cuanto la Addenda al TLC introdujo una serie de obligaciones muy estrictas en materia forestal, orientadas a mejorar en un plazo de 18 meses el manejo sostenible de este recurso. Una de las obligaciones señala que el Perú debe conducir estudios técnicos para determinar el rendimiento de productos en relación a las cuotas de exportación, ya que la carencia de estos estudios genera exportación de madera proveniente de tala ilegal.

A pesar de sus indiscutibles beneficios los bosques peruanos desaparecen aceleradamente atravesando una severa crisis. Según la WWF al día se depredan 590 hectáreas, equivalente a 1200 canchas de fútbol generando pérdidas económicas y en la biodiversidad.

En cumplimiento de ello el INRENA dictó en enero de 2008 normas para establecer con sustento técnico la cuota de rendimiento para exportación de cedro y caoba. Es decir de un árbol en pie, ¿cuál es el porcentaje de rendimiento para la exportación? El resultado de este estudio para caoba determinó que es del 26%. Antes de ello se calculaba la cuota en más del 65%. Obviamente la diferencia en los porcentajes se produce porque hasta la fecha se sigue exportando caoba que proviene de tala ilegal o blanqueo y de la adulteración de las guías de transporte forestal.

Esto no le gustó al sector maderero. Por presión de éste se removió de su cargo al Intendente Forestal, que había preparado la norma basado en estudios técnicos. Tras ello se dictó una nueva norma que posterga la vigencia de la cuota establecida hasta el 2009, año en que seguramente bajo nuevas presiones se volverá a postergar o modificar. Estas medidas representan un incumplimiento de las obligaciones que como país se han asumido en relación al TLC. ¿Tendrá ello alguna consecuencia? Sólo el tiempo lo dirá.
 

 

  
¿REFORESTACIÓN EN BOSQUE PRIMARIO?

El 2006 INRENA otorgó 70 mil hectáreas en concesiones para reforestación, por un plazo de 40 años, a dos concesionarios en las localidades de Jenaro Herrera y Yaquerana, provincia de Requena, región Loreto. Informes previos del INRENA señalaban que en un caso 75% del área solicitada presentaba escasa cobertura arbórea y en el segundo el 59%, por lo que de la solicitud se excluyeron las áreas que no presentaban estas características.

Sin embargo, fruto de las denuncias presentadas en la región y recogidas luego por medios de comunicación a nivel nacional, se formó una comisión compuesta por representantes del Gobierno Regional Loreto, INRENA, el II AP y el municipio de Jenaro Herrera, que concluyó que “la mayor parte de las concesiones entregadas corresponde a un bosque primario virtualmente inalterado”.

La comisión recomendó modificar el concepto de “áreas de recuperación forestal” contenido en la Ley Forestal , ya que en este se incluyen áreas que tienen escasa cobertura arbórea o de “bajo valor comercial”, lo que hace que se otorguen derechos, supuestamente para reforestar, en bosques naturales, primarios, simplemente porque no existe cedro o caoba.
  

 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento