Bajo La Lupa
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 07
 
¿Adónde va la salud ambiental?
¿Cuándo habrá avanzando en 2 años de gobierno?
¿Seguro de salud para todos?
 
 
 
 
Portada

Editorial
La salud

SALUD Y POBREZA
La invisible salud de los más pobres

SALUD AMBIENTAL
Necesitamos una política de salud ambiental

ASEGURAMIENTO UNIVERSAL
Seguro de salud para todos

BALANCE
Dos años de gobierno, muy pocos avances

DERECHOS EN SALUD
Haciendo de la salud un derecho

SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA
Madres en peligro de muerte

MEDICAMENTOS
TLC: Regresan los riesgos a la salud pública

PARTICIPACIÓN CIUDADANA
Participación para mejorar la salud pública

ALTERNATIVAS
Retos de la política de salud

Infografia central:
La salud en el Perú


Wikipedia
 
 
 
Con mucha frecuencia pareciera que la salud de los pobres es invisible. Se piensa que sus problemas no existen. En las siguientes páginas analizaremos cuatro de estos problemas de salud frente a los cuales es necesario abrir los ojos, con la advertencia de que hay muchas enfermedades más que merecen una atención que hoy no reciben
LA INVIABLE SALUD
DE LOS MÁS POBRES

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo, entre un millón y medio, y dos millones de personas mueren cada año debido a la tuberculosis (TBC), lo que hace de ésta, posiblemente, la enfermedad infecciosa más prevalente en el planeta. En América Latina, solamente Perú y Brasil juntos suman el 50% de todos los casos en la región.

En el Perú se diagnostican 82 casos nuevos de tuberculosis cada día, lo cual significa que al terminar el 2008 tendremos aproximadamente 30,000 nuevos casos, haciendo de esta enfermedad una de las más serias en nuestro territorio.

ENFERMEDAD DE LOS POBRES
La TBC se desarrolla aceleradamente en zonas donde hay hacinamiento, viviendas inadecuadas y una deficiente alimentación. Es decir, la pobreza es uno de los principales determinantes de la TBC. A su vez, la enfermedad produce mayor pobreza. Cuando una persona se enferma de TBC tiene que dejar de trabajar por el mal, perdiendo de tres a cuatro meses de trabajo en promedio.

El 75% de las infecciones y muertes por tuberculosis ocurren entre los 15 y los 54 años de edad, que es el grupo poblacional económicamente más productivo.

La zona de mayor concentración de afectados por la tuberculosis en nuestro país, es Lima/Callao.
“La tuberculosis no está bajo control”, dijo Tido Von Schoen- Angerer, miembro de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) en Berlín, con motivo del Día Mundial de la Lucha contra la Tuberculosis, que se conmemoró el 24 de marzo último. “La vacuna contra esta infección es la menos efectiva que tenemos en toda la medicina”, añadió.

La tuberculosis puede desarrollar resistencia a los medicamentos si no son usados correctamente. Si no se asegura de que el paciente ha tomado sus
medicinas, los gérmenes pueden desarrollar resistencia a dichos fármacos
volviéndolos totalmente inoperantes.

 

Enfrentar el resurgimiento de esta enfermedad requiere que el Estado asuma su responsabilidad, y permita y promueva la participación de la sociedad civil.

TODO UN ESTIGMA
Las personas afectadas por tuberculosis se sienten vulneradas en su humanidad y ciudadanía; en el tránsito cotidiano de ir entre los establecimientos de salud a las calles del barrio y luego a sus casas,
cargando no solo con las complicaciones del tratamiento (que cura, si no se abandona), sino además la discriminación a que se ven sometidos.

Tener tuberculosis en el Perú es “mala señal” o un “estigma social” para quien la sufre. Muchas personas con TBC consideran que aún los peruanos no estamos preparados para convivir y menos para ser solidarios. En ellos se movilizan sentimientos de duda, incomprensión y silencio. Ruta donde transitan miles de hombres y mujeres a diario.

En el mundo de los afectados hay esperanzas, deseos de luchar y de superar esta situación. Desde hace 32 años los afectados se han ido organizando. Pionera fue la Asociación de Enfermos de Tuberculosis “Victoria Castillo de Canales", ASET–Comas, pero nuevas instancias de organización se han multiplicado en el país. Hoy existen Asociaciones de Enfermos de Tuberculosis,
conocidas como ASET, a nivel nacional, estructurando una red social con capacidad y fuerza para formular propuestas de políticas ante el Ministerio de Salud, los gobiernos regionales y locales, y en el ejercicio de su condición de ciudadanos, dialogan, proponen, acuerdan y vigilan, aquellas políticas que favorecen a los afectados y buscan los mejores medios para la prevención.

Uno de cada 4 niños está desnutrido

El 90% de los niños desnutridos del mundo se concentran en 36 países. Uno de ellos es el Perú, donde tres de cada diez niños y niñas menores de cinco años padece de desnutrición crónica, y en las
áreas rurales esa proporción se eleva a uno de cada dos.
La gran mayoría de niños en el Perú nace con un estado nutricional adecuado, medido por la talla para su edad. El estado nutricional se comienza a malograr aproximadamente a los 6 meses de edad y empeora progresivamente hasta los 18 a 24 meses de edad, momento en el que se estabiliza.
En cuanto a las zonas del Perú con más problemas de desnutrición crónica infantil, la información disponible muestra que son los centros poblados rurales de la sierra y selva los más afectados.
La desnutrición crónica infantil está fuertemente asociada a la pobreza. Es más frecuente entre los más pobres.

CONSECUENCIAS IRREVERSIBLES
La desnutrición infantil tiene consecuencias que podrían ser irreversibles y extenderse a lo largo de la vida. Se estima que la desnutrición de la población materno-infantil es la causa subyacente de más de un tercio de las muertes de niños y niñas menores de 5 años en todo el mundo. Además, es una limitante para el desarrollo económico y social del país, perpetuando el círculo vicioso de pobreza y vez establecida, es prácticamente irreversible. exclusión tanto individual como colectiva.

La Desnutrición Crónica, una vez establecida, es prácticamente irreversible.
   
Las poblaciones que presentan Desnutrición Crónica presentan también altas tasas de enfermedad y muerte, lo cual en el Perú significa gastos en atención y gastos en medicamentos que
usualmente los pagan la familia.
   
Las poblaciones con desnutrición crónica usualmente presentan baja educación y baja educación y baja productividad, lo cual redunda en peores empleos
 

¿QUÉ HACER?
El período comprendido desde el embarazo hasta los dos primeros años de vida de las niñas y los niños es el momento más oportuno para realizar intervenciones que eviten la desnutrición. Esta “ventana de oportunidad” es crucial pero debe complementarse con acciones a lo largo del ciclo de vida.
El crecimiento económico por sí solo no asegura la reducción de la desnutrición, es necesario invertir más y mejor en las áreas sociales. En el Perú la desnutrición infantil se ha mantenido estable en los últimos diez años (de 1996 al 2007) e incluso se agravó en las áreas más pobres, a pesar del crecimiento económico sostenido durante ese período.

La mayoría realiza sus labores en los mercados mayoristas de las ciudades. Estos trabajadores sufren muchas enfermedades ocupacionales y accidentes
de trabajo que afectan su salud, producto de los excesivos pesos que transportan y de las malas condiciones de trabajo.

 

La nutrición debe ser asumida como una prioridad por los distintos niveles de gobierno (nacional, regional y local) y los distintos sectores (salud, desarrollo social, educación, infraestructura, producción, economía y finanzas, etc.) y que involucre activamente a la familia y la sociedad en su conjunto.
Existen intervenciones de probada eficacia que permitirían eliminar el flagelo de la desnutrición. Estas incluyen medidas puntuales como: acceso al cuidado de la salud integral materno-infantil; buena práctica de alimentación durante el embarazo; lactancia materna y alimentación complementaria de calidad durante los dos primeros años de la vida; prácticas de higiene (lavado de manos); y suplementos con hierro y zinc.
Existen otras medidas de mediano y largo plazo, complementarias a las anteriores, como: mejora del saneamiento básico y condiciones de la vivienda (cocinas mejoradas, agua segura, etc.);
educación y “empoderamiento” de la mujer; acceso y disponibilidad de alimentos; y mejora de los ingresos de las familias más pobres.

SOBRE LA SITUACIÓN DE LA SALUD EN EL PERÚ
 
  7.5% Buena    
        58.7% Regular
  0.1% Muy buena    
       
  7.3% Muy    
  mala    
         
    25% Mala   0.7% Ss/Nc
         
         
 
  1.4% Muy buena 21.6% Buena
        47.4% Regular
       
       
  1.4%    
  Muy buena    
         
 

6.8% Muy mala

     
         
  21.8% Mala    
       
         
Fuente: Universidad de Lima
 
 
María Esther Mogollón, Asesora de la Congresista Hilaria Supa
Alcoholismo en la región andina
¿De qué se trata proyecto de ley?
La congresista viene del área andina en Cusco, por donde ha recorrido varias comunidades y ha visto los altos niveles de alcoholismo que hay. Lo que más le ha preocupado es el aumento del alcoholismo en mujeres, en los niños -los padres ofrecen licor a sus hijos-, y en los adolescentes.
También ha encontrado casos de suicidios y muertes que tiene que ver con el alcohol, por cirrosis o problemas con el hígado. Por otro lado, se detecta el tipo de alcohol de mala calidad que se consume en las zonas andinas. Este alcohol malo, alcohol etílico, produce más daño que otro tipo de bebidas como la cerveza o la chicha.
Entra de contrabando por Bolivia y luego es mezclado y consumido en las comunidades. Aquí debemos tomar en cuenta que el consumo de alcohol es alto por la costumbre de terminar las fiestas patronales y trabajos colectivos bebiendo en grandes cantidades. Aunque ya existe una ley de alcoholismo, esta es muy reglamentarista y nadie la cumple, y no cubre estas dinámicas sociales y de costumbres. Este proyecto de ley quiere impulsar la prevención más que nada. De ahí su nombre: Ley de Prevención y de Atención del Alcoholismo.

De lo que me dice entiendo que las postas de salud no están preparadas para atender el problema del alcoholismo.
Hemos pedido información a varios centros de salud y a la región de salud y no encontramos una real atención al problema del alcoholismo.
Hay una estigmatización sobre el tema y no se quiere tocar el problema pues se argumenta que la gente toma porque quiere y no
  se puede hacer nada al respecto, como si no existiera una responsabilidad social al respecto.
¿Qué no está funcionando en la actual legislación sobre el consumo de alcohol?
La fiscalización de bares y lugares de venta de alcohol, sobretodo a menores de edad, es una reglamentación que no se cumple. Los alcaldes
y autoridades ni siquiera tienen una lista de los establecimientos que venden alcohol. Hay falta de estadísticas y de indicadores con los que se pueda trabajar el problema concretamente. Obviamente aquí hay un problema de intereses
económicos, pues entre impuestos que pagan al Estado, y las ganancias de las grandes empresas expendedoras de alcohol, el tema es delicado y la presión para no tocar este
mercado es grande. Nadie se está haciendo responsable de lo que el consumo masivo de alcohol genera, que va desde violencia familiar
hasta la violencia colectiva. Este termina siendo un problema enorme de salud pública. Es por ello necesario un trabajo de base con el que se tome conciencia, dar mucho énfasis
en la prevención. No podemos quedarnos
en el argumento de que la gente toma bajo su propia responsabilidad, cuando es real la presión mediática y social sobre el consumo
de alcohol. El estado debe asumir su
responsabilidad sobre ello.

¿Este es un proyecto de ley contra
el alcohol o contra actividades festivas?

No, la idea no es prohibir ni fiestas patronales ni actividades comunitarias, sino más bien, hacer notar la calidad de alcohol que se está
usando y prevenir frente a un problema social, de salud pública, que es el alcoholismo.
 
 
 

Mejores condiciones para los cargadores

 
 
 
Palabra de escritor
En los hospitales donde los internaban, siempre los trataban con desprecio y muchas veces no querían recibirlos por
temor a que estuviesen infectados. Desde entonces y por las tristes historias que me contaban, me nació la compasión de recoger a alguno que otro compañero herido que no tenía a quién recurrir. Tal vez de esa manera se fue formando este triste Moridero que tengo la desgracia de regentar (…)
Mario Bellatín (Salón de Belleza)
 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento