x
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 10
 
actualidad
Bajo La Lupa
económica
 
 
 
 
En este número
 
Portada

Editorial
EN MEDIO DE UN TERREMOTO

CRISIS FINANCIERA INTERNACIONAL
¿Cómo, cuando, porqué?

RESCATE FINANCIERO
¿Adiós al capitalismo?

¿CÓMO ENFRENTAR LA CRISIS QUE NOS AMENAZA?

LA CRISIS ESTRUCTURAL

PRESUPUESTO:
NO CHORREABA, AHORA MENOS

Decreto legislativo 1086. MAS PRECARIDAD LABORAL

LA CRISIS Y LA MINERÍA


TLCs: EN EL PEOR MOMENTO

LA CRISIS Y LA JUBILACIÓN

EL BANCO DEL SUR: AVANCES Y DESAFÍOS

CÓMO LA CRISIS AFECTARÁ EL BOLSILLO DE LOS PERUANOS.
 

Wikipedia
 
 
  RESCATE FINANCIERO:
¿ADIÓS AL CAPITALISMO?
El monto que gastó EE.UU y Europa para el plan de rescate financiero, para salvar a sus instituciones financieras mediante la compra de activos tóxicos, equivale al monto que se necesita para paliar el hambre en el mundo por casi 50 años mediante programas de producción de alimentos y seguridad alimentaría.

Causa asombro la aprobación, a finales de septiembre, del Rescate Financiero más grande jamás implementado. Nádamenos que US$ 700 mil millones serán destinados por el Gobierno norteamericano a salvar a las grandes entidades financieras. En una amarga ironía, en la meca misma del libre mercado y la empresa privada, se va a dar lo que equivale a una gigantesca nacionalización de las finanzas.

Estados Unidos no es el único país comprometido en rescatar al sistema financiero (por ejemplo España ha anunciado que comprometerá US$ 50 mil millones en salvar su banca), pero sí el que presenta el mayor rescate.

Para tener una idea de la enorme magnitud de este Rescate Financiero, baste decir que esos US$ 700 mil millones equivalen a casi siete veces el Producto Bruto Interno (PBI) del Perú.

 
             
             
      NOS SAQUEARON, EMPOBRECIERON Y ARRUINARON; ARRASARON AL AGRO, NOS QUITARON SALARIO, EMPLEO, SALUD, EDUCACIÓN, PENSIONES... ¿QUÉ SIGUE?  
       
             
        AHORA PREPARENSE PARA LO PEOR    
             
             
   Ampliar 

Dos críticas a este mecanismo destacan por encima de las demás. Primeramente, que los ciudadanos comunes y corrientes tengan que asumir una considerable deuda para salvar a los bancos. A cada hombre, mujer y niño estadounidense le costará US$ 2,300 el Rescate Financiero y muchos consideran injusto que los pobres tengan que asumir tan alto costo para rescatar a los acaudalados financistas de Wall Street, aquellos que ganaban y siguen ganando sueldos de millones de dólares.

Pero una crítica aún mayor proviene de aquellos que consideran que este Rescate Financiero es una aberración del capitalismo, pues representa un total repudio a los supuestos valores que lo sustentan, y que afirman que la eficiencia proviene de premiar a los eficientes y castigar a los incapaces.

Sin embargo este Rescate Financiero es un premio a la incompetencia de las grandes empresas financieras que se hundieron en la burbuja inmobiliaria.Así resulta un esquema perverso, cuando las cosas van bien, los ricos se hacen más ricos, y cuando van mal, el Estado -es decir todos los contribuyentes- se ven forzados a pagar.

Por ello, ya se dice que esta crisis es un signo del ocaso del capitalismo como sistema basado en recompensar el riesgo y la eficiencia, y que lo que existe realmente es un "Neo Mercanti­lismo" donde el rico usa su poder para extraer recursos del resto de la sociedad -como con el Rescate Financiero- y perpetuarse en la cima pese a su ineptitud. "Privatización de las ganancias y Socialización de las pérdidas" parece ser el nuevo y perverso paradigma del siglo XXI. (AM)

 
PAUL KRUGMAN, PREMIO NOBEL DE ECONOMÍA 2008
 

La realidad jamÁs estuvo a la altura del sueño americano"

Paul Krugman, profesor y columnista del diario New York Times, acaba de recibir el premio Nobel de Economía 2008. En esta entrevista publicada en Alternatives Economiques, realizada por Christian Chavagneux, analiza la situación social norteamericana.

Los Estados Unidos han conocido recientemente un ciclo de expansión económica importante,sin embargo las desigualdades y la pobreza se acrecentaron. ¿Cómo lo explica?
Esto responde, en gran parte, a un cambio en las relaciones de fuerza políticas. La masa de los asalariados perdió mucho poder de negociación y como lo explico en mi último libro, las condiciones políticas tienen una influencia esencial en la distribución de la renta.

¿Cuál ha sido el papel de las políticas seguidas por el gobierno de Bush?

Bush hizo dos cosas. Modificó el sistema fiscal en un sentido muy regresivo, con fuertes bajas en los impuestos sobre las rentas más elevadas, los dividendos y las ganancias de capital. Ello benefició a los más ricos y al mismo tiempo redujo los fondos disponibles para las políticas públicas y la ayuda a los más necesitados. Podemos estimar que entre el 35 y el 40% de las reducciones de impuestos de Bush han beneficiado a las personas que ganan más de US $ 300.000 por año (alrededor de210.000 euros), lo que representa una redistribución importante a favor de aquellos que son justamente los que mejor están en condiciones de pagar impuestos. El gobierno de Bush, por otro lado, aceleró la pérdida de poder de negociación de los asalariados, reduciendo muy tuerte toda posibilidad de organización sindical.

¿Cuáles el papel de la mundialización en el aumento de las desigualdades?

Debería, en principio, contribuir, pero mientras que las fuer­zas de la mundialización afectan a todos los países desarrollados de la misma forma, la distribución de la renta es diferente según el país. Los Estados Unidos forman parte de aquellos en que las desigualdades se acrecentaron mucho. Es menos cierto en Canadá, que está tan abierto como nosotros, y es menos cierto en Europa continental. Las condiciones políticas nacionales predominan, pues, sobre la mundialización, y es en los Estados Unidos dónde crearon un avance masivo de las desigualdades

¿El sueño americano está entonces muerto?

No. De todas maneras, la realidad jamás estuvo a la altura de lo que el sueño americano dejaba esperar. ¡Pero nosotros comenzamos a despertamos!

¿Qué políticas tendrían que aplicarse para luchar contra esta situación social degradada?

En principio poner en marcha un sistema de seguro sanitario que cubra a toda la población. Todos los países avanzados lo tienen. Y la ausencia de cobertura social representa una de las primeras causasde la desigualdad y de la pérdida de movilidad social. Luego, es preciso establecer un mejor sistema educativo, lo que pasa por reformas, pero exige igualmente de nuevos recursos. En fin, es necesario acrecentar el poder de negociación de los asalariados, facilitando la formación de sindicatos. Todo esto permitiría aumentar el número de empleos y las rentas destinadas a la clase media.

Usted reclama en su libro una nueva política fiscal...

En un plano general, necesitamos más ingresos. Es necesario suprimir las reducciones de impuestos establecidas por Bush porque sabemos que son inútiles. Tuvimos una economía muy prospera bajo el gobierno de Clinton con una tasa de impuestos sobre las rentas superiores al 39,6 por ciento, y una economía menos próspera con Bush a pesarde una tasa del 35 por ciento. No hay un solo argumento racional para seguir en la misma vía. Por otro lado, no hay razón para aceptar los paraísos fiscales y desvíos que ellos permiten. Finalmente, hay un margen para aumentar las cargas fiscales sobre los más ricos. El objetivo no es penalizar a la gente rica, consiste solamente en hacerles pagar su parte del financiamiento de las políticas públicas que el resto de la población necesita.

A pesar de esta morosidad social, los Estados Unidos continúan siendo la primera potencia económica mundial ¿Cómo lo explica?

Los Estados Unidos continúan siendo un lugar privilegiado para el 5% de los más ricos. Las rentas de los dirigentes son elevadas. Es una sociedad abierta. Nosotros tratamos muy bien a nuestras élites. Como académico, siempre me ha sorprendido la apertura y la competitividad del mundo intelectual norteamericano en relación al relativamente más cerrado de Europa, aunque últimamente ha mejorado. Pero vivimos también de nuestros laureles. Los Estados Unidos han sido, de lejos, los primeros en adaptar las nuevas tecnologías. Esto ya no es verdad. Nosotros registramos ahora un cierto retraso en relación a otros países. Una buena parte de la fuerza económica actual de Estados Unidos no es más que el eco del avance que nosotros tuvimos en los años 90.

 
 
  Rescate = 50 años de hambre en el mundo

Los gobiernos de Estados Unidos y Europa gastaron en una semana el equivalente al monto que se necesita para paliar el hambre en el mundo por casi 50 años.

El pasado 30 de junio, en la apertura de la Cumbre de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) realizada en Roma, el presidente de esta institución multilateral, Jacques Diouf, solicitó a los líderes mundiales US$ 30 mil millones anuales para relanzar la agricultura y evitar amenazas futuras de escasez de los alimentos.

La FAO sólo recolectó en esa oportunidad -y con mucho esfuerzo- US$ 7 mil 500 millones pagaderos en cuatro años, cifra que se traduce en unos US$ mil 875 millones anuales.

Dicho monto representa tan sólo unos dos dólares anuales por cada persona hambrienta en el planeta.

En contraste, durante la semana transcurrida entre el 30 de septiembre y el 8 de octubre, Estados Unidos aprobó US$ 700 mil millones en el "paquete de rescate financiero"; Alemania salvó un banco inyectándole 50 mil millones de euros (unos US$ 70 mil millones), además de la decisión de Gran Bretaña de comprar acciones en siete bancos por unos US$ 90 mil millones, así como poner a disposición de los bancos unos US$ 350 mil millones en garantías crediticias.

"Frente a este telón de fondo, como explicamos a personas con sentido común y buena fe que no es posible encontrar US$ 30 mil millones al año que permitan a 862 millones de personas hambrientas disfrutar del más elemental de los derechos humanos, el derecho a la alimentación", decía Diouf en junio pasado.

El monto destinado en esta semana a la inyección de capitales en el mercado financiero mundial hubiera permitido alimentar y desarrollar programas de producción de alimentos y seguridad alimentaria por aproximadamente 50 años.

 
 
  Recortes en cooperación

La crisis amenaza con "reducir de forma sustancial" los 76.000 millones de euros que el mundo ha destinado este año a la ayuda al desarrollo, según un portavoz de Naciones Unidas. Una cantidad de dinero importante, pero que no llega ni a una décima parte de lo que los Gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea han movilizado en menos de tres semanas para salvar a sus instituciones financieras.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, destacó en la reciente sesión de la Asamblea General que, pese al crecimiento económico de los últimos años, los Gobiernos se han mostrado incapaces de cumplir los compromisos que asumieron en 2000 para erradicar la pobreza y el hambre en el mundo en 2015. El viejo objetivo de destinar el 0,7% de la riqueza nacional al desarrollo sólo es cumplido hoy por cinco países: Dinamarca, Holanda, Luxemburgo, Noruega y Suecia. Las grandes potencias, con EE.UU. a la cabeza, cada vez están más lejos de conseguirlo: Washington sólo llega al 0,16% y Japón, segunda potencia económica, al 0,17%.

 

 

"Puede que debamos sentarnos y rediseñar todo el sistema. Vuestro sistema [capitalista] no es tan perfecto como dicen que es, entonces ¿por qué no volvemos a empezar? Construyamos un sistema que funcione en cualquier circunstancia y que sea incluyente, no sólo para unas pocas personas".

Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz 2006

 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento