x
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 10
 
actualidad
Bajo La Lupa
económica
 
 
 
 
En este número
 
Portada

Editorial
EN MEDIO DE UN TERREMOTO

CRISIS FINANCIERA INTERNACIONAL
¿Cómo, cuando, porqué?

RESCATE FINANCIERO
¿Adiós al capitalismo?

¿CÓMO ENFRENTAR LA CRISIS QUE NOS AMENAZA?

LA CRISIS ESTRUCTURAL

PRESUPUESTO:
NO CHORREABA, AHORA MENOS

Decreto legislativo 1086. MAS PRECARIDAD LABORAL

LA CRISIS Y LA MINERÍA


TLCs: EN EL PEOR MOMENTO

LA CRISIS Y LA JUBILACIÓN

EL BANCO DEL SUR: AVANCES Y DESAFÍOS

CÓMO LA CRISIS AFECTARÁ EL BOLSILLO DE LOS PERUANOS.
 

Wikipedia
 
 
 
PRESUPUESTO:
NO CHORREABA, AHORA MENOS
Una de las principales promesas que el actual Gobierno hizo en relación al manejo del Estado, fue la de dar prioridad al gasto de inversión, presentado como la herramienta mediante la cual se podrían atender los reclamos de millones de peruanos por un mayor acceso a oportunidades.

Del 2006 al 2008 el gasto de inversión aumentó. Pero para el próximo año las cosas cambiarán. El gasto de inversión ascenderá a S/. 16,300 millones del Presupuesto Inicial de Apertura 2009, con lo que el gasto de inversión para el 2009 va a reducirse.

Las cosas no están mejor en educación. Actualmente, en el Perú se invierte dos veces menos por alumno que en 1970, mientras en las economías asiáticas, opuestamente, se invierte en promedio el doble que en 1970. En términos reales, el Perú ha desperdiciado más de 30 años en el campo de la educación pública.

Para educación, el presupuesto para el año 2008 incluyó una disminución considerable en su participación en la distribución de recursos, pues se pasó del 3.5% del PBI a apenas el 3.2%. Es decir, de cada 100 soles que se generan en el Perú, el Estado destina apenas 3 soles con 20 centavos a la educación pública. De esta forma se viene incumpliendo reiteradamente con el compromiso asumido en el Acuerdo Nacional, de elevar el presupuesto dedicado a la educación hasta llegar a 6% del PBI. Las perspectivas para el año 2009 no son mucho mejores, pues el Proyecto de Presupuesto le asigna a Educación apenas el 2.9% del PBI, es decir todavía menos.

En salud, los niveles del gasto público en el Perú son deplorables comparados con otros países de la región latinoamericana. Según la Organización Panamericana de la Salud, el Perú apenas dedica el equivalente a US$ 120 anuales en gasto en salud per cápita, mientras en otros países de la Región, como Colombia y Brasil, se invertía el doble, en Chile el cuádruple, y en Uruguay y Argentina el quíntuple.

Las asignaciones presupuéstales del Estado para la salud, sufren de un escandaloso estancamiento, donde su volumen expresado en porcentaje del PBI no se ha incrementado en últimos años, siendo apenas la mitad de lo que es el promedio latinoamericano (2.8% del PBI).

Al respecto debe tenerse en cuenta que el Gobierno ha propuesto en su proyecto de Presupuesto para el año 2009, dedicar a la "Función Salud" apenas S/. 6,935 millones, lo que es equivalente a 1.6% del PBI y menos del 10% del Presupuesto Público total, lo que expresa un insuficiente compromiso con los objetivos de expandir, mejorar y modernizar la atención de salud a la población, en especial a los sectores de menores recursos.

El monto asignado al sector trabajo, encargado de fomentar el empleo y velar por los derechos de los trabajadores, se ha reducido drásticamente al pasar de más de 300 millones de soles en el 2008, a nada más que 94 millones. Según manifestó el renunciante ministro de trabajo, Mario Pasco, el próximo año no hay financiamiento para los programas Construyendo Perú (de empleo juvenil), ni PROJOVEN (de capacitación laboral juvenil), los cuales han sido considerado asistencialistas y tendrán que concursar por fondos. Este recorte excesivo va a afectar las funciones del sector, e incluso, limitar las inspecciones laborales.

Si uno ve la totalidad del presupuesto 2009, este es apenas 2% superior al de este año, mientras que del 2007 al 2008 el incremento superó el 15%.
En realidad se trata de una disminución del presupuesto, si consideramos el incremento esperado de los precios (inflación) de más del 5% para el 2008. Esa reducción presupuestal se explica por la decisión del gobierno de ahorrar, se plantea reservar parte de sus ingresos en el fondo de estabilización fiscal.

RECORTE A GOBIERNOS REGIONALES Y MUNICIPIOS

El Presupuesto 2009 tiene un fuerte recorte a gobiernos regionales y municipios. La mitad de los gobiernos regionales, 12 en total, tendrán menos presupuesto el próximo año: se trata de Amazonas, Apurímac, Huancavelica, Huánuco, lca, La Libertad, Lambayeque, Loreto, Moquegua, Pasco, San Martín y Tumbes. Es increíble que incluso regiones como Apurímac y Huancavelica, que están entre las más pobres del Perú, tengan recortes de presupuesto de 10 y 11 millones de soles para el próximo año.

Pero a los municipios el hacha del recorte les va a caer más fuerte. Les van disminuir en total 826 millones de soles del presupuesto de los llamados Recursos Ordinarios, que son aquellos sobre los que puede decidir el Gobierno Central. Otros recursos, como el FONCOMUN y el canon, tienen leyes que establecen su monto y distribución, y por tanto el Ministerio de Economía no puede recortarlos, pero se reducirán en forma automática como efecto de la crisis.

Los municipios recibirán de estos Recursos Ordinarios del MEF solamente 438 millones de soles, frente a 1,264 presupuestados este año. Una primera razón es porque les han quitado casi todo el llamado Programa Integral de Nutrición, que se ha recen­tralizado en el MIMDES. Para el resto de programas sociales (Programa de vaso de Leche, Comedores Populares y alimentos por trabajo y los proyectos de infraestructura productiva ex Foncodes), los municipios recibieron este año 878 millones, pero para el 2009 solo les están asignando S/.438 millones, monto que no alcanza siquiera los requerimiento del Programa de vaso de Leche y el Programa de Comedores.

Para el MEF, los proyectos municipales de infraestructura social y productiva, que ya fueron priorizados por la población en los presupuestos participativos de acuerdo a las propias directivas que dio el MEF en su momento, ahora deben pasar a concursar en el Fondo de Promoción a la Inversión Pública Regional y Local (FONIPREL) sin ninguna seguridad de que sean aprobados. Tanto la Asamblea de Presidentes de Gobiernos Regionales como los municipios agrupados en la REMURPE (Red de Municipalidades Rurales del Perú) han criticado este FONIPREL porque es poco transparente y el mismo MEF que quiere cortar el gasto, es el que desde sus escritorios en Lima va a calificar proyectos de todos los rincones del país.

POCOS IMPUESTOS Y MUCHA DEUDA

Durante las últimas décadas en el Perú la presión tributaria, que mide los ingresos que logra obtener el Estado mediante impuestos, no se han incrementado de forma sostenida. Así, tan solo en los tres últimos años la presión tributaria ha podido crecer a niveles superiores a los registrados una década atrás (14.1% del PBI en 1997). Pero aunque en el 2007 la presión tributaria alcanzó un máximo de 15.4%, ello fue en buena medida gracias al "boom" de los precios de los minerales. Acorde a los cálculos del mismo Gobierno, actualmente los ingresos fiscales coyunturales debido a los buenos precios internacionales, equivalen al 1.8% del PBI, es decir no menos de S/. 6 mil millones anuales, los cuales desaparecerán el próximo año por el efecto de la crisis internacional sobre los precios de los metales.

ños atrás, destacaba el compromiso de elevar paulatinamente la presión tributaria hasta por lo menos el 18% del PBI. Sin embargo, no es mucho lo que se ha avanzado en ese campo ante la ausencia de una reforma tributaria. Para darnos una idea de lo que significa la displicencia del Estado, basta con indicar que si existiese verdadera voluntad política para cumplir con los compromisos del Acuerdo Nacional de elevar la presión tributaria hasta por lo menos 18% del PBI, entonces el Estado podría contar con S/. 12.8 mil millones adicionales para dedicar a la Inversión Social.

La contraparte a lo anterior es la recurrencia por parte del Estado al endeudamiento. Tan sólo en el 2008 el Estado Peruano contrajo créditos por S/. 6,440 millones para balancear su presupuesto. Para el año 2009, el Gobierno ha solicitado autorización para endeudarse por más de S/. 5 mil millones.

El pago de los intereses y amortizaciones de la deuda ha acaparado en los últimos años entre un cuarto y un quinto del Presupuesto Público. Esto representa miles de millones de Soles (S/. 12,524 millones en el 2008) que son dedicados al pago de la deuda contraída con acreedores institucionales, a costa de reducir los recursos disponibles para atenderla "Deuda Social" interna. Incluso en el actual contexto de proclamado "ajuste fiscal", el Proyecto de Presupuesto del Gobierno para el 2009 aun considera dedicar más de S/. 9 mil millones al pago de la Deuda.

REFORMA TRIBUTARIA

Algunas de las medidas que se pueden tomar para aumentar los ingresos del Estado y financiar las obras públicas, la educación y la salud son las siguientes:

Racionalización de Exoneraciones Impositivas
Para el año 2009 el Ministerio de Economía y Finanzas ha estimado que estas exoneraciones suman S/. 7,430 millones en potenciales ingresos que por diversas razones el Estado dejará de percibir, lo que equivale a casi el 2% del PBI estimado.

Buena parte de dichas exoneraciones no se justifican desde un punto de vista económica o social, pues a menudo, solo benefician a grupos reducidos de manipuladores, en tanto que los supuestos beneficiarios, nunca llegan a recibir los beneficios de dichas exoneraciones.

Así, entre las exoneraciones que menos justificación tienen para su costo económico y social, figuran la exoneración al IGV sobre las pólizas de seguros de vida (costo tributario de S/. 237millones), a las ganancias de capital en inversiones bursátiles (cuyo monto en MEF no ha publicado), y a las ganancias por interés sobre depósitos bancarios (cuyo costo tributario es S/. 70 millones). A la vista de las urgentes necesidades y demandas de financiamiento para atender la "Deuda Social", resulta clara la necesidad de impulsar una revisión y racionalización integral de estas exoneraciones tributarias, que frecuentemente van dirigidas a privilegiar a los ya privilegiados.

Impuesto a las sobreganancias mineras y de hidrocarburos

El auge en los precios internacionales de los minerales e hidrocarburos (gas, petróleo) durante los últimos años ha significado enorme niveles de ganancias para las grandes empresas que operan en nuestro país explotando nuestros recursos naturales. Aunque estas empresas pagan impuesto a la renta, la realidad es que el país solo obtiene una fracción de las gigantescas ganancias que estas empresas están obteniendo actualmente, no como resultado de inversiones o actividades de reducción de costos, modernización e incremento de eficiencia, etc., sino, simplemente como resultado de un alza inesperada y fortuita en los precios internacionales.

Como ejemplo de esta fortuita e impresionante valorización de los principales metales que se explotan en el Perú, puede mencionarse el caso del oro, que desde el 2000 ha visto casi cuadruplicarse su valor, lo que ha permitido a las grandes empresa auríferas trabajar con ratios ingreso/ganancia de 3 a 1, 4 a 1, incluso mayores. De esta manera, al revisarse las memorias financieras de estas empresas mineras registradas en la Bolsa de Valores de Lima no es raro encontrar casos de rentabilidades anuales superiores al 100% del patrimonio.

¿A cuánto ascienden las sobreganancias mineras? Entre los S/. 14 mil y 25 mil millones (los datos no son exactos porque las empresas ocultan las cifras). Así, de instituirse un gravamen sobre esta ganancia extraordinaria de la minería del 50%, se podrían estar recaudando entre S/. 7,000 y S/12,500 millones adicionales. (AM)

 

Yehude versus Valdivieso: ¿Cómo será la política presupuestal?

 

¿Cómo se hace el presupuesto?

La elaboración y gestión del presupuesto público está regulada por la Ley General del Sistema Nacional de Presupuesto (Ley No 28411). En esta norma se indica que el Presupuesto es el instrumento de gestión del Estado que permite a las entidades lograr sus objetivos y metas contenidas en su Plan Operativo Institucional (POI).

El proceso presupuestario comprende las fases de Programación, Formulación, Aprobación, Ejecución y Evaluación. Recordemos que el presupuesto y su proceso de formulación, contienen y reflejan las políticas del gobiemo y del sector público en su conjunto, contiene las metas para el año y marca las prioridades seleccionadas. (EC)

Los primeros días de gestión de Yehude Simón han estado marcados, entre otras cosas, por un conflicto con el Ministro de Economía Luis Valdivieso en torno al presupuesto. Simón quiere que no se corte el presupuesto, en especial el de los gobiernos regionales. La frase de "prefiero más inflación a recesión" apunta en ese sentida Valdivieso, como se sabe, desde agosto de este año le ha pegado un hachazo al presupuesto público.

El primer round de la pelea Simon-Valdivieso ha terminado l-1. Losgobiernos regionales han conseguido que no les recorten el presupuesto este año, que ya estaba aprobado, Pero no se ha asegurado nada para el próximo. Al mismo tiempo. Valdivieso no ha soltado nada para los médicos, y el ministro Oscar Ugarteche ha dicho que va apagarles las AETAs reasignando presupuesto, seguramente el de las inversiones que Garrido-Lecca fue incapaz de gastar. Pero esta pelea no terminará rápidamente, sino que se irá desenvolviendo a lo largo de toda la gestión de Yehude Simón en el premierato. Es a 12 asaítos, o hasta que alguien caiga por K.O.

¿Pero quién tiene razón? La tiene Yehude. La crisis internacional ya está golpeando a nuestro país, que sufre alza de tasas de interés, recorte de créditos, menores exportaciones y pérdida de empleos en la industria textil. Nos agarra mal parados, por el elevado déficit extemo (en cuenta corriente) que generó el neoliberalismo extremo del converso Alan García. Si el Ministerio de Economía redúcelos gastos públicos va agudizar la recesión y a agravar los problemas sociales: justamente cuando hay crisis es cuando la acción social del Estado debe reforzarse más, no reducirse. Pero Valdivieso reacciona como buen empleado del FMI: recortando el gasto público ante la caída de ingresos fiscales. En realidad, Yehude tiene la razón a medias. En el ladodel presupuesto público, si bien hay fondos abonados a los que se puede echar mano, mucho mejor seria que el gasto se sostenga en base a impuestos a las sobreganancias que las empresas mineras y de otros sectores han logrado en los años anteriores. Eso, a su vez, reducirá la salida de capitales que realizan esas empresas. cuando se llevan sus utílidades al exterior. Por el lado del desequilibrio exteno, debemos reducir importaciones y proteger el mercado interno para nuestra industria y agricultura, elevando los aranceles, lo que a su vez también dará mayores ingresos al fisco para mantener el gasto social.

El problema es que la receta a medias permitirá que la crisis no nos golpee tanto en el corto plazo, pero mantiene un creciente desequilibrio exteno que terminará pasándonos la factura en unos meses. Mejor actuar ahora. Primer Ministro Simon: induya a Valdivieso entre los ministro que deben irse en pocos meses y haga un Presupuesto 2009 que nos defienda de la crisis. (PF)

La crisis financiera mundial, desatada en Estados Unidos, es una 'catástrofe' que debe llevar a los liberales a revisar la idea de que menos Estado es mejor para el funcionamiento de la sociedad". "Un liberal jamás debería aceptar que los pobres contribuyentes salvarán a las empresas codiciosas que han acabado en la ruina".

Escritor Mario Vargas Llosa

"El sector más perjudicado por la debacle financiera global es el textil.. Indudablemente el sector textil es el que ya está sintiendo algunas presiones de este desaceleramiento de la economía" Ministro de Economía, Luis Valdivieso
 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento