x
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 10
 
actualidad
Bajo La Lupa
económica
 
 
 
 
En este número
 
Portada

Editorial
EN MEDIO DE UN TERREMOTO

CRISIS FINANCIERA INTERNACIONAL
¿Cómo, cuando, porqué?

RESCATE FINANCIERO
¿Adiós al capitalismo?

¿CÓMO ENFRENTAR LA CRISIS QUE NOS AMENAZA?

LA CRISIS ESTRUCTURAL

PRESUPUESTO:
NO CHORREABA, AHORA MENOS

Decreto legislativo 1086. MAS PRECARIDAD LABORAL

LA CRISIS Y LA MINERÍA


TLCs: EN EL PEOR MOMENTO

LA CRISIS Y LA JUBILACIÓN

EL BANCO DEL SUR: AVANCES Y DESAFÍOS

CÓMO LA CRISIS AFECTARÁ EL BOLSILLO DE LOS PERUANOS.
 

Wikipedia
 
 
DECRETO LEGISLATIVO 1086:
MAS PRECARIEDAD LABORAL
Uno de los Decretos Legislativos expedidos hace poco, supuestamente para adecuar la institucionalidad del país a los retos del TLC con EE.UU., es el 1086. Al decir de sus autores, el presidente García y el ex ministro Carranza, sería el instrumento crucial para la formalización de la microempresa (MYPE) y el acceso progresivo a derechos laborales de los trabajadores del sector: nada más lejos de ello.

Esta norma, lejos de innovar en materia de promoción de la microempresa, acentúa la senda trazada en 2002, con la ley 28015, de tornar más precarias las condiciones laborales. Así, para los trabajadores de la microempresa -entendida de dos a nueve trabajadores para la ley 28015- redujo las dos gratificaciones, la CTS y la reducción de vacaciones a la mitad (medio sueldo en vez de uno completo). Pero en esa primera versión, se trataba de un régimen legal temporal, que sólo debía durar cinco años. Ahora, el D.L. 1086 le da un carácter permanente al mismo, perpetuando un doble estándar.

La crisis internacional y la Ley PYME

Ante la ausencia de políticas de defensa del mercado nacional, la crisis internacional presionará a las empresas a reducir más sus costos laborales, lo que podrán hacer acogiéndose a esta nueva Ley. La promesa de Alan Garaa, y del D.L.1086, de que los actuales trabajadores no verán recortados sus derechos, dificilmente sera realidad, sobretodo cuando hasta a los inspectores laborales les han recortado el presupuesto y los viáticos.

El D.L. 1086 es discriminatorio: ¿Si todos somos iguales según la Constitución y los tratados internacionales de los Derechos Humanos, por qué algunos trabajadores habrían de tener menos derechos que otros? De hecho, el Tribunal Constitucional ya ha establecido que los regímenes especiales solo pueden ser temporales y no permanentes.

Asimismo, el D.L. 1086 fuerza la extensión de este régimen con menos derechos, que ahora incluirá a empresas de hasta 100 trabajadores, cuando hasta hace poco sólo comprendía a las empresas de hasta 50 trabajadores. Como consecuencia, más de 1,3 millones de puestos de trabajo verán degradadas sus condiciones laborales.

En la práctica, este "régimen laboral especial" acabará incluyendo al 80% de los asalariados privados y se convertirá en el "régimen general" de trabajo: atentando así contra la distribución del ingreso y la generación de empleo adecuado. La enorme mayoría de trabajadores asalariados peruanos, ahora sólo tendrán derecho a la mitad de gratificaciones, vacaciones y CTS. Es decir, pierden dos sueldos completos al año. El D.L. 1086 es la concreción de la "reforma laboral" tan anhelada por los fundamentalistas neo-liberales.

Incluye, sí, un aspecto a favor de los trabajadores de la microempresa: el cofinanciamiento del seguro de salud y del aporte previsional. Dicho beneficio, sin embargo, sólo se activa si el empleo se formaliza, es decir si se incorpora al trabajador al RLE y se le empieza a pagar al menos el salario mínimo. Pero apenas un tercio de los asalariados de las microempresas estarían recibiendo dicho salario mínimo. Además, el seguro de salud ya no será EsSalud sino el SIS -Seguro Integral de Salud-, que tiene mucho mayores deficiencias en la atención. Si el SIS sigue sub-financiado, como anuncia la política de ajuste del ministro Valdivieso, esos problemas se agravarán.

EL VERDADERO PROBLEMA DE LAS MYPES

En la pequeña empresa, otra es la realidad: dos tercios de los trabajadores reciben al menos el salario mínimo y, entre las empresas con diez a 49 trabajadores, 60% de los trabajadores ya estarían en condiciones de formalidad.

Siendo esto así ¿con qué argumentos se degrada los beneficios a quienes laboran en empresas de hasta cien trabajadores? La única explicación va por el lado de pretender "hacer competitivo", a través del recorte de derechos laborales, a ese sector empresarial. Así, el gobierno está optando por la forma menos moderna de promover la competítívidad.

El problema real de las micro y pequeñas empresas es de productvidad: tiene que ver con el bajo nivel de capital físico de dichas unidades y, particularmente, con la baja calificación absoluta de su capital humano. Apenas 7,7% de la fuerza laboral de las MYPEs cuenta con estudios superiores a la secundaria; el predominio de mano de obra escasamente calificada constituye la principal restricción al mejoramiento de su productividad.

La apuesta inteligente, moderna, para promover la competitividad va por el aumento de su productividad e innovación. Las herramientas básicas, que son la asistencia técnica y la capacitación de los trabajadores, le significarían al Estado invertir más. ¿Será por ello que se prefiere concentrar "los incentivos" en el recorte de los derechos laborales?

PORQUE ES TAN IMPORTANTE REVISAR EL PRESUPUESTO DE LA NACIÓN

En el caso de las microempresas, corresponde al Estado facilitar procesos que no están en la agenda de la "mano invisible". Una política de promoción efectiva de la MYPE requiere recursos suficientes para asegurar la provisión de servicios de desarrollo empresarial, favorecer la asociatividad y su integración vertical con las medianas y grandes empresas, a fin de mejorar su productividad y su acceso al mercado.

Pero el Presupuesto de la Nación sólo destina 14,8 millones de soles para la promoción de las MYPEs, cifra que no guarda correspondencia alguna con la importancia de este segmento empresarial como generador de empleo y, por ende, como medio sustantivo para la superación de la pobreza. Es evidente: no basta que en la MYPE esté en el discurso de los políticos y los "técnicos", hay que hacerle un espacio en el Presupuesto de la República.

La ley MYPE y el TLC

Cuando se discutio el TLC con Estados Unidos, se nos dijo que éste mejoraría el empleo. Ahora, el DL 1086 emitido bajo el pretexto de la implementación del TLC, quita dos sueldos enteros al año a los trabajadores de medianas empresas, supuestamente para hacerlas más competitivas.

Esto es precisamente uno de los puntos que los sindicalistas, peruanos y norteamericanos, y muchos congresistas demócratas, temian que sucederia con el TLC: buscar mejores condiciones de competencia mediante la degradación de los derechos laborales para reducir costos. Y precisamente por eso que introdujeron una clausula del TLC que impide que se haga tal cosa.

Pero el gobierno peruano ha quitado beneficios laborales antes de que entre en vigencia el TLC. La pregunta ahora es: ¿aceptarán esto los congresistas demócratas y el nuevo gobierno de Barack Obama?

 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento