Bajo La Lupa 11
Revista Mensual
de Analisis y Propuestas
N° 11
 
Las mujeres y el poder
La exclusión de la mujer rural
Hombres y mujeres: ¿educados para ser iguales?
 
 
 
 
Portada

Editorial

MOVIMIENTO DE MUJERES
De la olla común al Foro Social Mundial.

MUJERES AFROPERUANAS
Crónica del racismo.

VIOLENCIA
El golpe de cada día.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN
¿Rubias potoncitas o morenas sexys 90-60-90?.

DERECHOS SEXUALES
El derecho a decidir: seno y reproducción.

ESPECIAL
Plataforma Nacional de la Mujer Peruana.

EDUCACIÓN
Hombres y mujeres: ¿educados para ser iguales?.

MUJERES RURALES
La exclusión de la mujer rural.

DISCRIMINACIÓN LABORAL
Mujeres y trabajo: lejos de la equidad.

MIGRACIÓN
Perú, país exportador ... de mujeres.

REPRESENTACIÓN POLÍTICA
¿Poder femenino?.

POLÍTICAS DE ESTADO
Políticas públicas: Pocos avances, mucho por hacer.

Wikipedia
 
 
PERÚ, PAÍS EXPORTADOR… DEMUJERES
Más de 20 mil mujeres peruanas viven en Chile, trabajando para sostener a sus familias. Son parte de los dos millones de peruanos y 20 millones de latinoamericanos que viven lejos de su país trabajando duro para ayudar a sus hogares.
 

Olas migratorias se han dado siempre en el Perú, pero no son iguales: conforme cambia el país y la economía, cambian también las rutas y las características de las personas que deciden dejar sus pueblos de origen. A lo largo del siglo XX se produjeron grandes migraciones internas. Primero y en mayor número los hombres jóvenes salieron de los pequeños poblados rurales para ir a las  ciudades en busca de un mejor futuro. En la década de 1990 continúan con intensidad variable las migraciones internas, pero se empieza a notar que cada vez más peruanos y peruanas se van al extranjero.

Las razones son la poca capacidad de generar un mercado laboral atractivo y de empleos adecuados en el Perú. Junto a ello, los tratados de libre comercio (TLCs) y procesos de liberalización comercial que no han logrado reducir las asimetrías entre los países de la región. Son sobretodo los peruanos y peruanas nacidos en ciudades y con escolaridad completa, los que consideran abandonar el país con la ilusión de alcanzar un trabajo bien pagado y mejorar sus condiciones de vida y las de sus familias.

Destinos y mercados

Estos cambios en las migraciones no son sólo cuantitativos. La globalización abre nuevos destinos y mercados laborales de otro tipo, aunque para llegar allá haya que saltar por encima de los muros y superar las amenazas que se erigen en Estados Unidos y Europa. Las mujeres cobran protagonismo gracias, principalmente, a las destrezas de cuidado desarrolladas tempranamente en función de su género.

A la mayoría de las peruanas que emigran hoy, incluidas aquellas con secundaria completa o algún nivel de educación superior, les esperan sobretodo los trabajos de servicio doméstico. La presencia de inmigrantes –legales o ilegales- que se encargan de esas labores libera a la mano de obra local, sobre todo de mujeres con alguna calificación, que de otra manera no podrían trabajar fuera del hogar.

Por su parte, las peruanas que emigran también están dejando de hacer actividades domésticas y de cuidado en sus hogares de origen, que a su vez son asumidas mayormente por otra mujer: madre, hija mayor, hermana, vecina... Así se genera una “cadena global del cuidado”, elemento clave y constitutivo de la feminización de las migraciones.

Realidad diferente

Las mujeres migrantes enfrentan redes de corrupción y múltiples amenazas de abusos en el trayecto y durante la etapa de inserción en el lugar de destino. Muchas emigran solas y sufren por la separación de sus seres queridos y la incertidumbre de los cuidados que recibirán durante su ausencia. Un sufrimiento compartido por los hombres que emigran, pero que en las mujeres se agudiza con una buena dosis de culpa derivada del mandato de género sobre la maternidad. No obstante, muchas madres de familia están dispuestas a emigrar y dejar de ver a sus hijos durante años, para poder enviarles dinero para su educación y buena alimentación.

La importancia creciente que cobran las remesas enviadas por mujeres en los hogares de los que se quedan, alimenta otro cambio significativo en las relaciones e identidades de género al legitimar los roles productivos y proveedores para las mujeres, y ampliar los roles de cuidado para los varones que se quedan.

EN CIFRAS

  • Más de 20 millones de latinoamericanos y caribeños viven en la actualidad fuera de su país de nacimiento.
  • Más de 10% de los migrantes internacionales en el mundo proviene de América Latina y el Caribe.
  • El 8% de los latinoamericanos/as que emigran, eligen como destino un país de la misma región.
 

Son escasas las organizaciones en los países receptores que ofrecen apoyo psicológico o consejería jurídica a las y los inmigrantes, mucho menos las que reconocen las dimensiones de género en estos procesos. Tampoco el Estado peruano ha asumido una posición responsable sobre el tema: las políticas para contener, canalizar o apoyar el flujo de valiosos y calificados peruanos y peruanas al exterior son inexistentes. Al menos deberían incorporarse los derechos de las y los migrantes en las propuestas de integración regional, acuerdos comerciales y TLCs actualmente en debate.

  La migración Perú-Chile: un caso de
particular interés
 

La cantidad de peruanas que llega a buscar trabajo a Chile se ha incrementado en 550% en los últimos 15 años, muy por encima del aumento de bolivianas, colombianas o ecuatorianas.

LO BUENO: Se dice que son preferidas como trabajadoras domésticas por su buen gusto en la cocina y su buen nivel educativo, ya que en muchos hogares chilenos se espera que las “nanas” colaboren en la educación de los niños, ayudando con las tareas o gracias al efecto de imitación, con una buena pronunciación y correcto uso del lenguaje.

LO MALO: Casi la totalidad de las peruanas que están trabajando como domésticas en Chile carece de un contrato laboral que les garantice el pago del sueldo mínimo y los beneficios sociales estipulados por ley. El control fronterizo ha sido reforzado con miras a desincentivar a las inmigrantes potenciales: esto ha estimulado el crecimiento de redes de corrupción que facilitan bolsas de viaje a los que quieren cruzar la frontera, a cambio de una suma de dinero, por lo general, más alta para las mujeres. De manera similar operan los prestamistas.

La normativa chilena, que data de la época de la dictadura de Pinochet, es obsoleta y no corresponde a la realidad de los flujos migratorios modernos, constituyendo uno de los principales obstáculos que operan contra el éxito económico y las estrategias de reunificación de los y las inmigrantes.

 
  Testimonios: Mujeres peruanas que han
migrado a Chile

Decidí venir por una tía que tengo aquí, ella me habló lo que es… la situación, me dijo que la mayoría de mujeres que vienen a Chile vienen a trabajar de nanas, o cuidar niños o a limpiar y cocinar. Pero yo, estando en el Ejército, llevé un curso para educación de niños y como tengo mucha paciencia para los niños, ya bueno, me dijo mi tía que la podía hacer acá…” (Laura, 21 años).

“Vine con una idea. Quedarme solamente un año, porque tengo una deuda allá en Perú… quiero terminar de pagar esa deuda, yo creo que en tres meses la termino de pagar, pero estar todo el año y juntar algo de dinero para empezar un negocio, porque la situación acá también está un poco difícil. O sea, todavía no estoy ahorrando porque estoy enviando allá para la deuda, y acá tengo gastos, arriendo pieza, la comida, los pasajes. Quiero un negocio, siempre me gustó el negocio de la venta de ropa”. (Katherine, 22 años).

 
 
Compartelo con tu Red
Facebook
Twitter
 
Portada | Editorial | Movimiento de mujeres | Mujeres afroperuanas | Violencia | Medios de comunicación | Derechos sexuales | Especial-Plataforma nacional | Educación | Mujeres rurales | Discriminación laboral | Migración | Representación política | Políticas de Estados
 
Sobre este Artículo


 

Bajo La Lupa N° 16

 

 
 
Última actualización 11-May-2010
      2010 -Grupo Editorial
BAJO LA LUPA.
Lima - Perú
  Diseño y desarrollo:   Kybernet
          KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento