porno

Hospitales de Solidaridad: Acusaciones y desmentidos

 

 

Hospitales de Solidaridad: Acusaciones y desmentidos

op-hsPor Julio E. Díaz Palacios

Las elecciones municipales no son estrictamente vecinales  menos estrictamente políticas. Comprenden las dos dimensiones.  En ese marco, las motivaciones que los ciudadanos tenemos para apoyar a unos candidatos y no apoyar a otros son muy  diversas, y van desde quienes  apuestan a la imagen de  credibilidad que generan algunos candidatos hasta quienes respaldan a otros por una identificación con su propuesta política de cómo se gobernará.

Lo correcto es que  todos  los electores tengamos  garantía de   emitir un voto informado, lo que constituye un derecho y al mismo tiempo un deber. A mayor grado de información sobre las trayectorias  y  calidades de los candidatos, pero también sobre sus propuestas de planes de gobierno, menor margen de error habrá. Y esto debe ser  adecuadamente valorado.

 

La información de los candidatos, la contrastación de sus propuestas,  los debates entre  ellos, debe darse respetando   ciertas  reglas de juego básicas, entre ellas el respeto a la verdad de lo que se propone  y el honor de los  competidores. Para tratar de garantizar ello  los candidatos  han suscrito un Pacto Ético Electoral, convocado  y promovido por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE).
Hoy    la campaña electoral por la municipalidad de Lima Metropolitana tiene como centro de afirmación y desmentidos,  el  tema de los hospitales de solidaridad.

 

En concreto,  Lourdes Flores del PPC  acusa que Susana Villarán de  Fuerza Social  pretende desaparecer  los Hospitales de la Solidaridad. Susana Villarán  la desmiente categóricamente.

Pero más allá de  la orientación de  nuestros  votos, más allá de escuchar las radioemisoras o leer los periódicos, para saber la verdad  en torno a esta contradicción,   lo más seguro ir al Plan de Gobierno de Fuerza Social.

¿Qué nos dice este? Nos dice lo siguiente:

 

a)   La MML  en la actual gestión ha priorizado la prestación directa de servicios de salud a través de los  hospitales de solidaridad, pero sin una mayor articulación con el sistema público de salud del país.  Señala que estos hospitales son bien vistos por una población (atención pronta y a precios aceptables) que enfrenta carencias muy graves en la cantidad y calidad de los servicios de salud, y déficits  en  el acceso a medicamentos  y equipos médicos adecuados (Página 26).
b)  Ante esta situación ofrece una gestión con enfoque integral de la salud  en el marco de las competencias y funciones que corresponde a la MML, promoviendo  un entorno saludable, la prevención y la participación ciudadana, a través de un Plan Regional de Salud e instalando  el Concejo Regional de Salud (Página 26).
c)  Y esta perspectiva, propone colocar en cada Hospital de Solidaridad un sistema de farmacias municipales donde todos puedan acceder a medicamentos genéricos a precio de fábrica e implementar los tales hospitales  con historias clínicas por paciente y articularlos al sistema general de salud pública de la ciudad, en lugar de aparecer descolgados y sin una adecuada a coordinación  con las instancias correspondientes (Página 33).

 

 

En ninguna parte del Plan de Gobierno se habla de  desaparecer  los hospitales de solidaridad, de integrarlos al Ministerio de Salud, de estatizarlos,  que  pasarán a ser administrados  por el MINSA, de destruirlos,   de dejar en la calle a muchos   trabajadores en esos hospitales  y  dejar  desamparados a miles de ciudadanos que  creen conveniente atender sus necesidades de salud  en estos centros asistenciales.
Lo que se propone  es mejorar los servicios y producir las necesarias articulaciones  y complementariedades con las instituciones del sistema de salud y lógicamente  como corresponde a un Estado Unitario que  aspira a  ser descentralizado,  bajo la rectoría del Ministerio de salud.

 

Eso es lo menos que puede  proponerse  y afirmarse  conforme corresponde a una visión integral e integradora de la gestión  metropolitana que  no necesariamente significa desaparecer estos hospitales.

Esta es la verdad de la cuestión.  Siendo   buenos los hospitales de  solidaridad  según sus usuarios, sin embargo  no son el paraíso, son perfectibles y no deben actuar como una isla sino conectarse funcionalmente con las otras instituciones del sistema de salud pública, del que de acuerdo ley son parte también las instituciones privadas (las clínicas), y sin que tengan  que renunciar a su autonomía.

El apartarse de la verdad, el distorsionar las propuestas, l tratar de provocar  miedo y pánico a cualquier costo no es nada nuevo en política. Son las expresiones de las viejas maneras de entender y practicar la política que tanto daño nos han hecho, y que no respetan   ciertos parámetros  éticos en las campañas electorales.

Ante la confusión creada, corresponde al Ministerio de Salud, al Colegio Médico, al Foro Salud actuar con coherencia y  opinar lo que les corresponde.  El silencio puede  ser perjudicial a la necesidad de que los electores emitan   su voto,  el 3 de octubre, libres de la  presión distorsionadora   que significa el miedo  sobre sus conciencias y  voluntad  de elección.

Comments  

 
0 #1 denisse 2010-09-27 17:54
frente a los hospitales de solidaridad, creo que mas bien se tiene que investigar y fiscalizar, si realmente son hospitales o si son solo franquisias.
si son hospitales, queremos saber con que dineros se han implementado y donde va el dinero que se cobra, porque no se da facturas despues que te atiendes?
finalmente porque existe con dineros de la municipalidad de lima hospitales fuera de la juridiccion de lima? eso es malversación o no?
Quote
 

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords